•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Tenemos que admitirlo –repitió el Presidente de la República en el acto de conmemoración al Día de los trabajadores y trabajadoras–, somos dependientes económicamente, dependemos de la Cooperación Internacional, de los fondos que moviliza el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo… Tenemos que superar la dependencia, por lo tanto tenemos que generar más riqueza… Generando más riqueza ya no tendríamos que depender de esas fuentes. Para alcanzar la independencia verdadera, total, definitiva, hay que alcanzar primero la independencia económica. Y ese es el reto…”

El reconocimiento de una situacion, sobre todo de dependencia, cualquiera sea ésta, es el primer paso para superarla. Ahora corresponde a todos y todas establecer las causas de esa dependencia, porque es dependencia del país, de los y las nicaragüenses, aunque de unos más que de otras. Y ojalá en consenso establecer los planes, estrategias y acciones para superarla, en el más corto plazo posible. De lo contrario, llegaremos a los 200 años de independencia… dependientes.

Para lograr la independencia económica, que debe llevar a la independencia política, se requiere mucho trabajo en común. Tasas de crecimiento como porcentaje del PIB de al menos 7-8% sostenidamente en los próximos 8-10 años; mejor distribución de la riqueza producida vía generación de empleos dignos, políticas tributarias progresivas que aseguren que quienes tienen más paguen proporcionalmente más, y vía políticas sociales, inversión en infraestructura, en salud; vía el Presupuesto General de la República. Políticas que generen conocimientos, independencia, autonomía. Entrega de tierras, capitalización, asistencia, capacitación y educación técnica, sin distingo de colores políticos.

Se requiere incrementar los niveles de producción agrícola, pecuaria y forestal, asegurando el cuido, la protección del medio ambiente, agregar valor a los productos, industrializarlos; mejorar los niveles de eficiencia y productividad de trabajadores, productores/as y empresarios, pero también de políticos y funcionarios, en todos los niveles, en particular de los que más salarios y responsabilidades tienen. Eficiencia y transparencia en el manejo de los recursos públicos y de la cooperación, independencia de los poderes del Estado, de los gobiernos locales, respeto a las leyes, a la Constitución de la República.

La incorporación de la ciencia, tecnología e innovación en los procesos productivos y a la par el aseguramiento de una EDUCACION DE CALIDAD, es fundamental. La educación debe ser pertinente, relevante, innovadora, crítica, vinculada con el mundo del trabajo, contribuir a la liberación de las personas y de la sociedad, al desarrollo de las competencias, conocimientos, habilidades y destrezas de los estudiantes, y de los valores necesarios para la promoción, defensa y cumplimiento pleno de los derechos humanos para el desarrollo de una ciudadanía activa.

Para alcanzar esa educación, además de otros (curriculum, infraestructura, condiciones pedagógicas, textos, materiales, TIC, empleos y salarios dignos, superar niveles de pobreza y desnutrición), es indispensable mejorar sensiblemente la formación inicial y permanente del magisterio: ser especialista en las materias que facilita, en las didácticas y metodologías para el desarrollo de una clase activa, participativa, que tenga presente el contexto y realidades de los estudiantes, reconociendo que son seres humanos únicos, que requieren atención diferenciada.

Se necesita atraer y mantener el interés de los estudiantes por los estudios en medio de distractores y peligros que les acechan. Se requiere además, mejorar las condiciones de trabajo, de vida, y el salario del magisterio.

Sabemos que en algunos de esos temas “se está trabajando”, pero igual sabemos que para lograr la independencia deseada, hace falta mucho camino, mucha decisión, trabajo, inversión, tolerancia y concertación de todos los actores, sin exclusiones, para el análisis colectivo de los problemas, los avances, desafíos y acciones que en conjunto y en forma concertada hay que desarrollar.

La educación es un derecho, una tarea y una responsabilidad de todos y todas.

 

* Maestro