• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Recientemente el Director del INE, David Castillo, hizo dos anuncios importantes en rueda de prensa. Primero: el ente regulador finalmente aprobó un 7.78% de incremento en la tarifa de la energía eléctrica, que solo aplicará a los consumidores de más de 150 kw/h al mes, dejando inalterada la tarifa para los hogares con menor consumo. Segundo: que dicha medida solo fue posible mediante un nuevo endeudamiento público para mantener el subsidio, cuya vigencia se prolongará hasta junio de este año.

El diputado Wálmaro Gutiérrez, Presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, hizo otro anuncio en esa dirección. Dijo que la voluntad del Gobierno es mantener el subsidio energético en lo que resta del año, para lo cual serán necesarios unos US$90 millones, vía reforma, al Presupuesto General de la República 2013. Sin embargo, ni el director del INE, ni el diputado Gutiérrez mencionaron la fuente de recursos de estos US$90 millones.

Es necesario recordar el artículo 51 de la Ley 550 (Ley de Administración Financiera y de Régimen Presupuestario), el cual cita el artículo 112 de la Constitución de la República, que expresa: “…no se puede crear ningún gasto extraordinario si no por ley y mediante creación y fijación, al mismo tiempo, de los recursos para financiarlos… ” En otras palabras, la Asamblea no puede aprobar gasto alguno que no tenga como contrapartida su fuente de financiamiento.

¿Acaso el Gobierno ya tiene confirmada una sobrerrecaudación o en sus planes se encuentra realizar reasignaciones presupuestarias? Considerando la rigidez del presupuesto, como los gastos constitucionales y el pago de intereses de la deuda pública que llegan a representar hasta un 30% del gasto total, esta última opción no parece factible.

En cuanto a los ingresos tributarios, el presupuesto 2013 fue aprobado bajo el supuesto que la recaudación experimentaría un crecimiento del 11.8% con respecto del ejercicio presupuestario 2012. Al mes de febrero de este año, según el último dato públicamente disponible, la recaudación de impuestos acumula un monto de C$6,373.7 millones, para una tasa de crecimiento interanual del 9.8%.

Esta tasa es simplemente tres veces menor a lo registrado en el mismo período del año pasado. En efecto, los impuestos que menos crecieron fueron el IR con 2.32% (26.6% en febrero de 2012); el IVA doméstico con 4.6% (58.6% en febrero de 2012) y ISC para derivados del petróleo con 4.9% (10.5% en febrero de 2012). Estos tres impuestos aportan más de la mitad de la recaudación. ¿Continuará esta tendencia en los próximos meses?

En 2013, cerca del 90% de los desembolsos externos, debidamente presupuestados, están atados a programas y proyectos, por lo cual resulta difícil creer que éstos puedan ser una fuente de financiamiento para el subsidio. Salvo que el Gobierno se encuentre gestionando un nuevo préstamo concesional o haya recibido confirmación de una donación aún no presupuestada.

Sea de donde viniere la fuente de financiamiento para mantener el subsidio en lo que resta del año, el ejecutivo está llamado a ser más transparente con la ciudadanía en relación con la información presupuestaria. El punto no es si el Gobierno deba o no financiar vía presupuesto el subsidio energético, aunque siempre cabe conocer si esta política es o seguirá siendo sostenible en los próximos años, sino que sea transparente en sus decisiones y en el uso del dinero de los nicaragüenses.

Un paso en la dirección correcta sería que el Gobierno elabore y publique un informe de “revisión de medio año”, como lo hacen muchos países, y que contenga, entre otros aspectos, información actualizada sobre la recaudación de impuestos.

* Investigador. Programa Gobernanza e Inclusión Social del Ieepp