•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Canal “triple seco”

De todos es conocido el inmenso daño ambiental que provocaría el paso de un canal por el Mar dulce: Lago de Nicaragua (Cosibolca), convirtiéndolo en un lago salado. Hay una ruta que ya está hecha: Puerto Cortez / Corinto, Puerto Cortez / Cutuco. Digo que es un canal triple seco (no estoy hablando de ningún coctel). Hay un verdadero canal seco entre esas poblaciones de Tres Republicas: Honduras, Nicaragua y El Salvador. Hablamos de integración Centroamericana con la “guatusa” en la mano. Ya es hora de hacer algo trascendental en estas Tres Repúblicas Hermanas, hagamos una zona de libre comercio entre estos tres puertos unidos por carreteras pavimentadas y evitemos esa nueva gran inversión de más de cuarenta mil millones de dólares y un desastre descomunal que es lo más importante.

Enrique Padilla Santos

Sí: maría la reina del cielo

He leído un día de éstos un artículo en el cual un hermano en Cristo se cuestiona “¿María, la reina del cielo?”. Me permito en éste responder a su interrogante, aseverando que, efectivamente, María es Reina del cielo (así con mayúscula). A mis escasos 17 años, puedo decir esto con seguridad.

Primeramente aclaro: María no es ninguna diosa pagana, porque los católicos no somos paganos, somos creyentes en el Dios uno y trino, por mucho que Jeremías hable de reina del cielo, se refiere específicamente a esos dioses de los paganos, no a nuestra Madre. Por otra parte, Romanos no contradice el dogma de María libre de toda mancha, pues se sabe bien que fue pura al ser concebida, y como tal no tenía necesidad de pecar, y la Biblia no dice que no pecó ni que sí lo hizo, ya ve, no todo está escrito. Necesitamos la tradición.

Nuestra Señora sí es corredentora, pues si ella no hubiese dado el bendito “Sí” al ángel, usted y yo, hermano, estuviésemos, como dice Romanos, “excluidos de la gloria de Dios”, porque Cristo no hubiese nacido de la Virgen Inmaculada. Por ello María es corredentora, porque colaboró con la obra de redención tanto siendo esclava fiel como cuidando del Hijo de Dios... ¿O piensa que fue chiche andarlo buscando tres días en el templo, buscarlo cuando predicaba, estar al pie de la cruz?

Respecto de la mediación, sepa que lo que los católicos creemos es que María Santísima intercede ante su Hijo, por nosotros, igual que los santos, ya lo hizo en las bodas de Caná, y lo sigue haciendo. Recuerde también que en el libro del Apocalipsis se menciona “el incienso”, que son “las oraciones de los santos”. Y es verdad, María no ha sido la única bendita, pero sí es la única que “llamarán bienaventurada todas las generaciones”. Aclaro acá que el culto que le damos se llama hiper-dulía, distinta de latría que es el culto al Dios único.

El gran error, estimado hermano, es creer que en la Biblia todo está escrito. Ya San Juan decía que no bastarían los libros del mundo. La Biblia debe ir acompañada de la tradición, pues es resultado de esta última. Desde antiguo se venera (no “adora”) a María, el mismo Lutero tenía un cuadro de ella, en su casa. 

Creo fervientemente en la santidad, pureza, exclusión de toda mancha y la intercesión de María Santísima. Ella es Reina del Cielo como su Hijo es Rey del mismo Cielo y del Universo. Es ella la nueva Eva, por la que el Verbo

Divino se hizo hombre para traer la salvación a la humanidad. 

Béker Jasiel Díaz Zeledón

Estudiante universitario