•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La historia oficial determina que el general Augusto C. Sandino nada más es padre de Blanca Segovia Sandino Aráuz nacida, el 2 de junio de 1933, del matrimonio eclesiástico, celebrado el 18 de mayo de 1927 en San Rafael del Norte, con Blanca Estela Aráuz Pineda quien fallece después del parto.

Quienes han manifestado que el general fue mujeriego, o tuvo más mujer que su esposa, son desmentidos y hasta acusados de calumniadores. Sandino es presentado como una persona intachable, fiel a su esposa a quien amaba intensamente.

Sin embargo, en el libro “El FSLN –De mi barrio salieron los muchachos–” escrito por Carlos Manuel Lazo López y Pablo Hernández Novoa, publicado en el 2013 con el patrocinio de la Alcaldía Municipal de Matagalpa, se lee que el general Sandino procreó dos hijos.

Carlos Lazo, zapatero esteliano, sindicalista, militante sandinista y escritor, en los años ochenta fue miembro del Comité de Dirección Zonal del FSLN en Wiwilí, donde conversó con ex combatientes del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN).

Pablito Hernández, desde niño fue guerrillero en las montañas, es hijo de Petrona Hernández (Amanda Aguilar), quien es hija de María de la Cruz Hernández (María Venancia), ambas cocineras en el EDSN y del grupo de Las Mujeres del Cua, conocidas por haber sufrido la represión de la Guardia Nacional cuando el periodista Adán Monzón Fornos escribió la denuncia y posteriormente Ernesto Cardenal creó un poema y Carlos Mejía Godoy escribió y cantó una canción.

Los autores son miembros destacados del FSLN y una institución municipal administrada por el partido aprueba y financia la obra. Además la comandante Doris Tijerino Haslam conoció el contenido antes de ser llevado a imprenta y el prólogo lo escribe el comandante Francisco Jarquín Ramírez “Camilo”, guerrillero desde la batalla de El Chaparral.

El FSLN ha sido cuidadoso con la divulgación de su historia y la del general Sandino, por eso es notorio que, también, en homenaje a Tomás Borge se haya presentado una obra donde se afirma la oculta o desconocida paternidad del Héroe Nacional.

La credibilidad de la revelación está en la página 149 donde los autores escriben: “Para el 4 de febrero de 1933, cuando el General Sandino seleccionó a sus cien hombres que lo acompañarían a Wiwilí durante el proceso de armisticio, se despidió de los chavalos que los acompañaron durante largas jornadas como guerrilleros y “Mascotas de las tropas”, con más o menos estas palabras: “Se va a llegar el día en que nos van a tener en un hilito, pero no se va a reventar, ustedes regresen a sus comunidades y si pueden integrarse a una escuela háganlo”.

“Estos muchachos eran: Alfonso Rodríguez, Maximiliano Flores, Zacarías López (Isaías), que aparecen en el listado del primer destacamento salido de las minas de San Albino en el libro “Viva Sandino” del Comandante Carlos Fonseca Amador”.

Uno de estos muchachos, muchos años después, brinda la información y leemos: “Según testimonio de Isaías López, el General Sandino procreó dos varones con la joven Mariana Herrera de Wiwilí. Pero ahora no se sabe nada de ellos, pues pudieron haberles cambiado nombres y apellidos por miedo a la represión de 1934, o quizás murieron después de alguna enfermedad”.

Es comprensible que la biografía de Sandino no esté completa y así como ha surgido esta confirmación haya otros acontecimientos aún por descubrir. Queda en manos de especialistas escudriñar este pasaje novedoso, pues Lazo y Hernández no brindan más información.

 

* Periodista. Director, Centro de comunicación y estudios sociales (CESOS)