Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Recientemente mhemos asistido al debate acerca de la naturaleza jurídica y legitimación de los días multa establecidos en nuestro reciente Código Penal. El mecanismo es una nueva forma de sanción a faltas y algunos delitos que por su novedad sugiere dudas acerca de su naturaleza.

En el caso que nos ocupa, sendos artículos firmados por el Prof. Dr. Manuel Aráuz y el Ing. Fernando Bárcenas han tomado el tema desde su propia óptica, gracias a la libertad de expresión y la amplia trinchera que para el debate de ideas constituye esta página de opinión de EL NUEVO DIARIO. Creo necesario, entonces, realizar un aporte a este debate, desde la lógica del Derecho Financiero y Tributario, al cual nos dedicamos, y en el que tanto el principio de igualdad como el de capacidad contributiva o económica juegan un papel determinante.

Los principios de igualdad y capacidad económica o contributiva son la clave de bóveda sobre la cual pivota el sistema de justicia tributaria. De ahí que una rápida mirada a lo que constituye cada uno de ellos sea necesario para entender los días multas.

El primero de estos principios, el de igualdad, posee un significado de hondo calado que ha venido decantándose poco a poco como resultado del debate de ideas, la jurisprudencia que aplica la lógica jurídica en los casos concretos, y diversidad de factores que hacen de su estudio una verdadera especialidad en sí misma.

Basta reconocer, para empezar, que la primera aportación acerca del contenido de la igualdad nos la da Aristóteles, quien en su obra acuña la idea de que los casos iguales, deben tratarse de forma igual, y los desiguales de forma desigual, regla a la que con el tiempo, en el ámbito jurídico, de la mano de Leibholz se añade la posibilidad de que pueda romperse ante la existencia de un motivo justo y razonable según la naturaleza del caso. Ambas notas construyen el concepto de lo que denominamos igualdad formal, y suponen la necesaria existencia de un término de comparación que nos indique cuándo estamos frente a casos iguales, y cuándo a casos desiguales.

Es en este punto en el cual hace presencia la capacidad económica o contributiva, entendida como sinónimo de riqueza apta para contribuir a los gastos públicos y como el término de comparación para determinar en el ámbito jurídico cuándo dos casos tributarios son iguales o desiguales entre sí. Me explico con un ejemplo: si Juan y Pedro poseen una capacidad contributiva de C$ 50, lo lógico es que ambos tributen de la misma forma conforme a esa cantidad de ingreso, tributación que podríamos cifrar en C$ 5 a efectos de este ejemplo; si Luis posee C$ 100 de capacidad contributiva, tributará entonces C$ 10. Aquí se evidencia que Juan y Pedro, casos iguales en cuanto a su capacidad contributiva, tributan de forma igual, es decir C$ 5, mientras que Luis, caso distinto, tributará C$ 10, es decir, de forma desigual a Juan y Pedro. Se evidencia de esta forma entonces que la capacidad contributiva constituye el criterio fundamental de comparación para determinar la igualdad o desigualdad de casos en materia tributaria.

Respecto del sistema de días multa, lo interesante de este caso es que tal sanción se determina en razón del nivel de ingresos del penado. Ello significa que variará respecto de cada caso en concreto, basándose para ello en la capacidad económica del mismo. Así entonces, el sistema de días multa toma como parámetro el nivel de riqueza que el condenado posee a efectos de su cuantificación, el que obviamente variará caso por caso.

En la valoración de la cuantía del día multa, el juez deberá atender a este criterio, y el hecho de que no exista una cuantía fija del día multa aplicable a todos los casos --cual era la idea del sistema penal anterior--, no implica la violación del principio de igualdad, puesto que éste no es sinónimo de igualitarismo aritmético, sino, por el contrario y como hemos ya evidenciado, la verificación de su contenido en el caso concreto, el cual exige un trato igual para casos iguales, y desigual para casos desiguales.

Ya por último, es importante recalcar el hecho de que la capacidad contributiva constituye el fundamento y límite de los impuestos, los cuales poseen naturaleza contributiva, y no sancionatoria. No debe llegarse a este último extremo por la utilización de este parámetro para delimitar una sanción penal, sino que en el marco de un verdadero sistema de Derecho en el cual las diversas ramas del mismo se interrelacionan entre sí, se toma como parámetro de valoración un criterio de profundo significado y trascendencia, como lo es la capacidad económica, a efectos de brindar proporcionalidad a las sanciones penales.

Así pues, debemos estar claros de que la capacidad contributiva constituye la base fundamental de la tributación y el Derecho Tributario, lo que no exime su utilización en otras áreas jurídicas, como lo es en este caso la penal, a efectos de brindar coherencia lógica y armonía jurídica a las leyes de nuestra República.


Profesor de derecho financiero y tributario, UCA.

Doctor europeo en derecho financiero y tributario por la Universidad de Salamanca, España.

reynaldoballadares@gmail.com