Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Mientras estudié comunicación social, realicé dos trabajos de monitoreo de medios de comunicación respecto a la función de estos durante elecciones presidenciales y municipales, realizadas mientras me preparaba para ser la profesional de hoy. En aquellos días, para hacer el monitoreo de prensa escrita escogí al azar o por el sistema aleatorio las fechas de los diarios analizados.

Hoy en día desde mi trabajo y como parte de mis tareas asignadas, diario realizo un monitoreo de medios escritos y televisivos y casualmente en esta etapa de elecciones he visto que, aunque hayan cambiado los candidatos, no han cambiado mucho las actividades proselitistas que realizan.

Fechas atrás inició una campaña de expectativas en la que se presentaban las iniciales TCO. Ingenuamente creí que se trataba de algún nuevo restaurante de comida mexicana o una marca de zapatos deportivos; hoy veo que ninguna de las anteriores. Se trata de “Todos Contra Ortega”, la campaña que realiza uno de los partidos de la contienda este año.

En la acera de enfrente, otro de los candidatos oficiales a la Alcaldía de Managua se presenta en cada una de las actividades que realizan los actuales representantes de los Poderes del Estado, o bien en las inauguraciones de proyectos que ejecuta el actual gobierno, tal como si fuera parte de su plan de trabajo para alcalde de la comuna capitalina. Hasta el momento nadie ha tipificado estas acciones como delitos electorales, aunque valdría la pena hacerlo.

Me parece bastante desagradable que los diferentes candidatos a alcaldes, no sólo de Managua, también de otros municipios del país, traten de desprestigiarse los unos con los otros como si no es suficiente violencia como la que a veces vemos en el barrio “Rubén Darío” a través de las notas rojas; aunque uno de los candidatos a alcalde dejó entrever que a los nicaragüenses nos gustan los hechos violentos.

Lo que me parece más desagradable es que a la fecha, ninguno de los candidatos ha expuesto un plan de trabajo basado en la realidad, soluciones ante problemas pluviales, de ordenamiento y ornamentación en nuestras ciudades y los más importantes, problemas sociales que inician con la pérdida de valores que estos mismos personajes promueven principalmente en la juventud, que forma la mayor parte de población del país.

Señores candidatos a alcaldes de Managua y demás 142 municipio de Nicaragua, traten de hacer una buena campaña, convenzan a la población de votar por ustedes para ejecutar proyectos de desarrollo por el bienestar de nuestra población, no por el odio que pueden generar debido a sus diferencias políticas. Ayúdennos a decidir de forma correcta a quién le daremos nuestra decisión para seguir avanzando en un país que día a día pierde las esperanzas de caminar con paso firme.

Hasta la fecha no tengo a un candidato específico, espero tenerlo antes del 9 de noviembre. No quiero anular mi voto, pero tampoco quiero que otros voten por mí. Quedo a la espera que uno de los cinco candidatos a alcaldes de la jurisdicción donde debo votar puedan convencerme y convencer a los demás a ejercer nuestro derecho político al sufragio de una manera correcta.