•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La destrucción de miles de hectáreas de bosque en Bosawás y la contaminación al medio ambiente, es la herencia que nos han dejado todos los gobiernos que han sido instalados, ya sea de formas democráticas o dictatoriales en nuestro país.

Históricamente los políticos nos han causado mucho daño a los nicaragüenses, sumergiéndonos en extrema pobreza. El medio ambiente no escapa a estas polillas de políticos que en algunos casos son partícipes, cómplices o apañadores de la destrucción y contaminación de la que esta siendo objeto la reserva forestal de Bosawás, considerada el pulmón de Centroamérica.

Todos los gobiernos que en los últimos años han administrado Nicaragua, se han hecho de la vista gorda ante las constantes denuncias que los nativos de dicho lugar venían haciendo ante semejante delito ambiental. En el despale indiscriminado que han sufrido todas las zonas boscosas del país han estado involucrados algunos funcionarios de todas las instituciones del Gobierno central y regional, así como es evidente la participación directa de grandes empresarios o personas que gozan de influencias políticas, familiares, económicas y de algún otro interés compartido.

Ojalá y la labor que el Presidente de la República está emprendiendo, de procesar a los responsables de delito ambiental, sea realizado de manera enérgica, profesional y con toda la seriedad que el caso amerita, y castigar con todo el peso de la ley a todos los involucrados de manera directa o indirecta en la destrucción de Bosawás, y que no se tomen como chivos expiatorios a los campesinos contratados para realizar las labores de despale, con el fin de que la gente poderosa y con grandes cargos políticos y en el Gobierno queden impunes ante tal delito.

Es necesario que las medidas de emergencia que se están desarrollando en Bosawás, también sean implementadas a nivel nacional, ya que en todos los departamentos del país se han realizado indiscriminadamente despales e incendios que han terminado con la vida de mucha flora y fauna; ocasionando además la desaparición de muchos ríos.

Es obligación del Estado velar, proteger y promover la protección de los recursos naturales y el medio ambiente, así que unámonos todos sin importar ideología política y comprometámonos a proteger y conservar la naturaleza que Dios nos ha regalado.

 

* Licenciado en Administración de Empresas