•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lo primero, felicitar a Rafael Casanova por su libro “Bordes ocultos” que desvela en parte la ocultación de la izquierda socialista en las ediciones y discursos de ideología sandinista. Pero aún falta reconocer, junto a su combatividad, los errores del aventurerismo de nicaragüenses e internacionalistas de las Brigadas Simón Bolívar (BSB), organizadas por Plutarco Hernández en la zona de Sapoá con el Frente Sur. Después del 19 de julio fueron muy activos en la región de Bluefields y en Managua, donde convocaron una manifestación obrera el 14 de agosto de 1979.

El componente internacionalista de las BSB surgió de un llamado a la solidaridad con la lucha democrática de los nicaragüenses, hecho por Daniel Samper en el diario El Tiempo de Bogotá, que tuvo apoyo de muchos sindicatos. El PST colombiano aprovechó este movimiento para formar las BSB ancladas al movimiento de solidaridad. Pero una vez estabilizado el Gobierno de Reconstrucción, decretó la “suspensión de actividades” de la BSB. La Dirección Nacional Conjunta llevó a cabo la reubicación de sus militantes nicaragüenses, y la operación de expulsión de extranjeros internacionalistas con apoyo de Omar Torrijos: un avión de la fuerza aérea panameña.

En los medios nicaragüenses quedó constancia de las palabras de Tomás Borge, de que las BSB “adoptaron posiciones de ultraizquierda... creando problemas a la revolución sandinista”. Bayardo Arce las acusó de formar sindicatos y milicias, y promover tomas de tierras. Humberto Ortega los llamó “confucionistas” y “extremo-izquierdistas”. Pero, se dio a algunas calles el nombre de sus caídos y, junto al Partido Socialista Nicaragüense (PSN), sentaron las bases del sindicalismo de la CST.

Respecto de la minoritaria izquierda socialista en la revolución, hubo participación electoral en 1990 del PRT, MAP y MUR. De estos partidos, el más activo en la década de los ochenta fue el MAP; así como el PSN que tuvo un representante en el Consejo de Estado (1980-84), participó en las elecciones de 1984, con la intervención de su diputado Domingo Sánchez “Chagüitillo” en la Constitución del 87.

La partición del PSN resultó de la contradicción de un movimiento obrero débil respecto del objetivo político de un anárquico Frente Sandinista, y sin programa social hasta los primeros meses de 1979. Hasta 1977, los objetivos políticos democráticos del PSN tenían más cabida en la UDEL de Pedro Joaquín Chamorro que con el fraccionado Frente Sandinista. La inclusión del PSN de Chagüitillo en el FAO en 1978 y no en el Frente Patriótico del FS tuvo una explicación táctica, pero después sus bases sindicales se incorporaron a la CST. Mientras una fracción del PSN se fusionó en el Frente Sandinista, la otra formó parte de la Unidad Nacional que apoyó al Gobierno de Reconstrucción y a la Dirección Nacional.

Pero el socialcristianismo, preponderante en el Gobierno y en cuadros medios del FSLN, volcó su ideología populista sobre la cartilla de alfabetización y sobre los manuales de historia de la revolución. Esta ideología sandinista muy difundida ocultó la acción de los grupos de izquierda, mientras los cristianos en la cúpula de la Asamblea Sandinista atacaron las tendencias de izquierda en el movimiento de masas. También la Dirección Nacional hizo un discurso público de ocultamiento de las tendencias de izquierda del FSLN escasamente desarrolladas en los Comités de Base. Así mantenía su alianza con partidos de la Unidad Nacional y el convenio con gobiernos de la OEA; y para encubrir la labor de los asesores del Campo Socialista, más la intervención en la lucha salvadoreña del Farabundo Martí, y el programa de becados de las juventudes sandinistas en Cuba y Europa Oriental.

 

* Docente universitario