•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

UN ABSURDO CONSTITUCIONAL

El Artículo ciento ochenta y dos, (182) de nuestra Constitución Política nos dice: “La Constitución Política es la Carta Fundamental de la República; las demás leyes están subordinadas a ella. No tendrán valor alguno las leyes, tratados, decretos, reglamentos, órdenes o disposiciones que se le opongan o alteren sus disposiciones”. ¡Correcto!, ese magnífico mandato presupone para nuestra Constitución Política, un articulado profundamente lógico, debidamente fundamentado e intachablemente redactado, sin el menor lugar a errores.

Desafortunadamente no es así, el Artículo ciento setenta y ocho (178) encierra un tremendo absurdo en el PENÚLTIMO PÁRRAFO y nuestros (as) honorables diputados (as) están obligados (as) a corregirlo mediante una reforma parcial, o, aunque no es lo indicado, la Excelentísima Corte Suprema de Justicia, a como hizo con el Artículo ciento cuarenta y siete, (147), puede declarar el citado penúltimo párrafo INAPLICABLE.

Se trata del caso en que los Concejales (as), el Alcalde o Alcaldesa, el Vicealcalde o Vicealcaldesa, incurran en causales de pérdida de su condición. El mismo Artículo manda que: “...el Concejo Municipal correspondiente deberá aprobar una resolución declarando que el Alcalde o Concejal ha incurrido en la circunstancia que motiva la pérdida de su condición”.

EL ABSURDO: El antepenúltimo párrafo del comentado Artículo ciento setenta y ocho (178) Cn., dice: “El Consejo Supremo Electoral procederá en un término NO MENOR de quince días a tomar la promesa de ley y darle posesión del cargo”.

¿Cuándo, entonces, el honorable Concejo Supremo Electoral procederá a tomar tal promesa y darle posesión del cargo al sustituto (a), si NO TIENE UN TÉRMINO FIJO, puesto que puede proceder a los quince, a los dieciséis, diecisiete, dieciocho, veinte, cincuenta , cien, quinientos, mil, ....INFINITOS DÍAS, TODOS, NO MENORES DE QUINCE DÍAS?.

LA LÓGICA SE OPONE AL ABSURDO.- La Ley 40, de Municipios, con toda la razón, en referencia al mismo caso, nos dice en el último párrafo de su Artículo veinticuatro, (24): “El Consejo Supremo Electoral procederá a tomar la promesa de ley y darle posesión del cargo al designado en un término NO MAYOR DE QUINCE DÍAS, contados a partir de la recepción de la resolución o documento público o auténtico señalado”.

Así las cosas, el Honorable Consejo Supremo Electoral, tiene un término finito: un día, dos, tres,...cinco,..HASTA QUINCE DÍAS, NO MÁS, para poner en posesión al (a) sustituto (a).

El problema es que, en este caso, una ley, la Ley de Municipios, se opone a la Constitución, pero queda claro cuál de las dos tiene la razón.

¡El error está señalado, quienes tienen la obligación de corregirlo, deben tomar en cuenta el señalamiento!

 

Profesor Alberto Francisco Rivera Monzón, San Rafael del Norte