•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

De 1954 es Ébano de Alberto Ordóñez Argüello (Buenos Aires, Rivas, 1914-San José, Costa Rica, 1991), editada en El Salvador y que, al parecer, no circuló en Nicaragua. Su autor era un militante antisomocista y vivía exilado. De ahí que exponga la explotación de los recursos naturales de la Costa Caribe y la complicidad del sistema dictatorial con la misma. Pero no era ese el objetivo de la novela, sino la incorporación de esa zona a la literatura nicaragüense, o más específicamente, del negro caribeño.

Su héroe es Ball Blue: negro de estatura descomunal que semeja una estatua de ébano. Jonathan Robinson es su nombre. Enamorado de Perla Morrison, hija del superintendente de la Cukra Development Compay, intenta seducirla por medio de un mágico brebaje invocando a Wamvin, espíritu del mal; arriesga su vida por verla una noche y confesarle su amor. Ante su actitud, Perla oscila entre la repulsión y la piedad; ella está a punto de casarse con su novio estadounidense Spencer Frost, pero se prende de un joven militar nicaragüense: Henry Campbell, hijo de nativa e inglés.

Durante una fiesta. Ball Blue rapta a Perla. El capitán Campbell lo persigue y logra herirlo en una pierna, rescatándola. El negro huye mientras comete varios asesinatos. Al fin alcanza un bote para remontar el Río Escondido, pero la gangrena en su pierna es ya mortal. Sin embargo, no se consigna su fallecimiento. ¿Y Campbell? Por una carta que envía a su exnovio Spencer —ya casado con Imaka, una mulata nicaragüense—, Perla informa que Campbell se ha unido a las fuerzas rebeldes de Sandino.

Este es el argumento de Ébano, estructurada por un narrador omnisciente, o sea, el propio autor; pero la novela comienza en el segundo capítulo. El primero es un informe historiográfico de la Mosquitia que contiene un prejuicio colonialista tendiente a exaltar “la cultura nicaragüense heredada de España”, no sin reproducir una noticia del diario blufileño La Información acerca de un asaltante que siembra terror entre los vecinos.

La intencionalidad artística es evidente. Su escena central —la visita de Ball Blue a la casa de los Morrison— es contada tres veces; otra —la conversación entre el mismo Ball Blue y la tía Gypsy— dos. Al personaje Charles Brook, un borracho, se le ubica en Old Bank:

“Madrugada en Old Bank. Casitas de madera y cabañas de pajas entre cocoteros silban con el viento. Arriba, se perfila una tímida luna de cuarto creciente y tiritan de frío las estrellas. El mar ruge amontonando espumas sobre una playa húmeda que brilla como una cuchilla de níquel.”

“Cabizbajo, por una senda espolvoreada de conchas que batieran las olas del Caribe y osamentas de pescados, una oscura silueta acerca sus pasos con el desgano de quien camina más allá del tiempo. Deja los manglares de la costa y se dirige hasta la única cabaña donde se mira el lánguido parpadear de una lucecita doméstica. Esta es la vivienda más aislada y huraña del barrio negro de Bluefields.”

Quien escribe es del Pacífico, es decir, del interior: “El May Pole son las fiestas tradicionales de la pequeña primavera de Bluefields, intermedia entre el verano llovizno y el invierno intenso. Durante ellas, la negrada se emborracha en gingerbeer, chicha a base de jengibre fermentado; baila rumbas, tap-dances y antiguos bailes con reminiscencias congolesas, entorno de una estaca adornada con flecos de papel multicolor que viene a ser el símbolo de la alegría. Sus instrumentos musicales, constituidos por acordeones, tamborines, mandolinas y banyos, suenan durante varias noches consecutivas hasta el amanecer. Eligen una beldad negra como reina del festival y brindan por el regreso de la fenecida monarquía mosquita.”

Sin ocultar resabios racistas (Ball Blue es una bestia que asesina a su madre y de fealdad parecida al del orangután o a la del diablo), el autor logra imágenes poéticas e idealizadas, por ejemplo de Imaka, a quien presenta desnuda, bella e inocente. Como se dijo, Ébano se inicia en el capítulo 2, “Una noche de verano en abril de 1929” y concluye en abril de 1931, con la carta de Perla a Spencer. Por tanto, la duración de su historia es de dos años.

 

* Escritor e historiador