•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dicen que antes y después de un twitter el aire del mundo renquea trémulo entre dardos y flores, porque a veces quieres huir de ese escenario mecánico y autómata, pero no puedes. La organización que decide lo que ahora te pertenece también te castiga y somete. Se impone el “vuelve ya al twitter” como una amenaza sobre el paisaje gris.

A tu alrededor se mueve como reptil la hipocresía, que está solapada entre la baraja y el peón helado en la contienda. La excusa para continuar ejercitando dicha adicción es alimentar a la soledad, esa señora que con los labios erectos camina inadvertida en el mundo hipervinculado, arruinándole la vida al ocio y al tiempo.

Para captar toda esa globalidad es necesario hacer un “zoom out”, para asegurar el fenómeno. Yo lo desconozco todo, porque mi relación con la literatura que amo es del mundo callejero. Del mundo y de oídos bastardos. Estas son mis geografías literarias sobre la pared de mi biografía, que es tan real como mis ojos ajenos, que me acompañan para reconocer lo indefinido.

En este tiempo fragmentado donde nada muere como decía Rulfo, también nos acecha una mezcla de emociones con mucha desolación; en la vida práctica y en el camino, debido a las afectaciones que implica el contacto con Internet, donde todo debe ser cuestionado y revisado por las incomodidades que dejan la duda y la sospecha.

Aquí me apunto a decir que no hay que hablar. Vale más la revelación de las pequeñas cosas, muy lejos del acompañamiento o “guía” del cinismo de la alta tecnología. Porque en este tiempo ya nada puede ser prohibido. Ya basta de ser el observador pasivo. Ya basta de esconder la biografía y la memoria, la reflexión y la anécdota, el punto de vista de la inflexión, la reflexión, la confesión y la poesía.

Vamos hoy en la búsqueda del hallazgo en el diario íntimo, anónimo. Yo sé que el tiempo escucha y pregunta. Yo no creo en su clave de sombra ni que llega tarde la oscuridad. ¿Quién ataja el volver? Yo no creo en el tiempo que se harta de joyas en los banquetes de la arrogancia.

 

* Poeta y periodista