•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los hechos ocurridos la semana antepasada y pasada indican que un sector de la juventud universitaria no sandinista reaccionó a favor de justa causa. Las escenas de policías y vagos agrediendo ancianos y universitarios(as), revelaron que estos universitarios están activos, que no temen la represión y que numerosos grupos de la sociedad civil se organizan para ser uno solo. Los partidos políticos al margen, pues con ellos solo a la esquina del olvido.

Los adultos mayores causaban un daño moral tal que el gobierno perdía el control; lo evaluó, reflexionó y el lunes anunciaron que las negociaciones se reanudarían. El discurso del dirigente de los adultos, -otrora militante del Partido Socialista- impactó cuando dijo que -con su gesto- ayudaban para que los problemas de hoy no afectaran las generaciones futuras presentes, lo que motivó un sonoro aplauso. Pero el daño ya estaba asestado.

Quienes salieron airosos de este episodio fueron la sociedad civil representada por ancianos y universitarios, y la Iglesia. Un otrora falso líder que llegó fue expulsado. De otros partidos no llegó nadie. La actitud de los universitarios fue sorpresiva y como el gobierno no la esperaba los desalojó.

El momento más álgido fue cuando a los universitarios se les impedía llevarles agua a los ancianos. Aquí el gobierno perdió la visión política. Estaba ante la disyuntiva de que permitir la protesta era prolongar la situación y recurrió al desalojo del área; esta medida era tan necesaria como negativa. Yo de gobierno habría llamado a los adultos a conversaciones sin la violencia.

En este episodio perdieron la Policía y su jefa de facto; sus asistentes, la juventud sandinista -cachiporra contra indefensos-; ganó el INSS por reanudar ayudas y negociaciones con la UNAM, que sin duda llegarán a feliz término. Debe cobrar la deuda a los gobiernos para continuar brindando asistencia y bienestar. Ganaron los medios de comunicación. Ganó la Iglesia, los obispos.

El ambiente nacional estaba convulso desde el anuncio del gobierno de conceder a un chino la concesión de emprender estudios para saber si es posible construir un canal seco desde una ley inconstitucional. La obediencia de los diputados (as) del gobierno al votar a favor del texto sin modificaciones, causó decepción. Sometimiento total, cero discernimiento. Una diputada que se extravió un milímetro de la línea fue desaforada y no sale de su asombro.

El gobierno exige a sus diputados disciplina, pues ahora el escaño es del Partido, no del diputado. El Frente es político-militar, en su seno no existe la democracia. Cabe un análisis jurídico CSE-AN-Ocampo, pues la posición de la diputada estaba sustentada en sus derechos y no caía en causales para ser desaforada.

Siguió la caída del helicóptero en que murieron oficiales del Estado Mayor de la Fuerza Aérea. Dolorosísimo episodio, merece un análisis ad hoc. Fue una imprudencia reunir a todos los jefes en un solo vuelo e insólito que una misión sin tanta importancia como la que llevaban mereciera reunirlos y subirlos a todos a bordo de un viejo helicóptero ruso, huesera de la guerra contra los muyadines afganos. No es la primera vez.

Sin medir su nueva imprudencia, el jefe del ejército dice que el aparato estaba bien técnicamente, lo que no contribuye a apaciguar el dolor de las familias sino que lo aumenta porque profundiza lo insondable de las causas del accidente. A más de una semana del desastre no se han visto técnicos uniendo partes de la nave, buscando indicios. Urge una investigación que devele por qué la vieja nave se desplomó, para evitar especulaciones.

El tema del canal motivó la publicación de un texto en una página de un periódico sustentado por 103 nombres, de los cuales como cincuenta son militantes del MRS. Hay de todo como en botica: ex sandinistas, disidentes, editores, directores de medios, poetas, intelectuales, analistas, doctrinarios, teólogos(as). ¿Quién pagó la página? ¿O fue cortesía?

Es el clásico oportunismo y aprovechamiento del MRS ante la crisis -y de estas personas-, como sucede cuando unos más listos que otros aparecen como redentores ante una crisis. Si hablan de patriotismo, algunos deberían regresar las casas de la piñata.

Oiremos el discurso el 19. Quien observa y actúa es la Iglesia, dueña de la fe del pueblo. En su seno hay nuevos líderes con potencial para surgir más. El pueblo necesita menos política, más trabajo, bienestar, comida y más; y es deber del gobierno procurárselo.

 

* Abogado y notario.

juan3722@yahoo.com