Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Honorable señora Juez, me permito dirigirme a Usted por este digno medio, en nombre de la señora María Cristina Moreno Murillo, quien a finales del mes de marzo del presente año interpuso demanda de divorcio, o sea hace exactamente siete meses. Este proceso está pendiente del trámite conciliatorio, pues el demandado al contestar la solicitud manifestó no estar de acuerdo con los términos expresados por la señora Moreno Murillo en relación a la guarda de su menor hija, trámite que a pesar de ser de oficio fue solicitado debidamente por escrito por la señora Moreno el siete de agosto de los corrientes, sin que las partes hayan sido citadas aún para dicho trámite.

Doctora, la señora Moreno Murillo, en medio de su desesperación, por no decir angustia, se hace las siguientes preguntas: ¿Qué puede hacer para que su divorcio sea una realidad, ya que en dos ocasiones esta situación ha sido planteada a la Inspectoría Judicial y los escritos que pretenden impulsar el proceso no tienen la efectividad de ley? ¿De quién es la culpa: del sistema judicial en su conjunto o del Juzgado Cuarto Local de lo Civil, o de los supuestos malos salarios que reciben, según el sindicato, o del nuevo modelo de recepción y distribución de causas?
Estas inquietudes son totalmente valederas, pues por mucho trabajo que se tenga a estas alturas es para que dicha demanda ya se hubiese sentenciado; decimos esto último sin apegarnos a los términos estipulados por la ley 38, Ley para Disolución del Matrimonio por Voluntad de una de la Partes, por razones obvias.

Sólo para que nuestros amigos lectores tengan una idea. Esta ley en su Arto. 5 dice, una vez recibida la solicitud se emplazará al otro cónyuge, para que dentro del término de cinco días, después de notificado, alegue lo que tenga a bien… El Arto. 9 dice si no hubiere acuerdo entre los cónyuges en relación a la guarda y cuido de los menores…el Juez los citará para verificar un trámite conciliatorio…el cual se efectuará dentro del término de ocho días de notificada la providencia que lo ordene. Y el Arto. 10 es enfático al señalar que dentro del tercer día de celebrado el trámite conciliatorio, el Juez emplazará al Procurador Civil y a mi Familia, para que en el término común de cinco días, se pronuncien sobre los hijos menores…Vencido este término, con su dictamen o sin él, el Juez dictará la sentencia correspondiente dentro del término de cinco días.

Doctora, la señora Moreno Murillo ha manifestado estar consciente del caos, que en su inicio provoca todo intento de modernización, por ello entendió que su expediente número 001556-ORM1-2008-FM, en un momento dado se haya extraviado y que gracias a la Coordinadora de los Juzgados Locales haya sido localizado, pero también entiende que justicia tardía no es justicia, así que espera una respuesta pronta a esta inquietud, plasmada por este medio con el respeto que merece su investidura.

Asimismo manifiesta que es de su conocimiento, que su caso está adjudicado a una Juez ad hoc (para esto), como una manera de agilizar los procesos estancados por una u otra razón, pero que por desconocer su nombre y ser Usted la titular la hemos omitido en esta misiva.

Sin otro particular, en nombre de la Señora María Cristina Moreno Murillo, y en el mío propio le deseamos mayores éxitos en su Honorable cargo, del cual estamos seguros Usted pondrá muy en alto. Además agradecemos EL NUEVO DIARIO, en especial al Director de la Página de Opinión, por darnos esta oportunidad de aportar a la buena andanza de la justicia.