•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Essenes es una palabra de raíz griega que quiere decir “santos”. Otros estudios atribuyen el nombre a la raíz hebrea Asa, que quiere decir “sanador.” El experto Constantin Daniel deriva el nombre de la palabra en siriaco hazoiai, que significa “vidente” o “profeta.” Indistintamente, a los esenios se les conocía como santos, sanadores y videntes.

Eran una Fraternidad mística-religiosa, integrada por hombres y mujeres de origen judío precristiana. Se dice que existían en Palestina y en Oriente ya hacia el siglo IV a. C. Entorno a ellos hubo muchos misterios sobre su corriente religiosa oculta, y es por eso que son conocidos entre grupos esotéricos, místicos, naturistas y ocultistas, quienes suelen practicar una filosofía de vida espiritual.

Eran conocidos y famosos en el momento histórico de su existencia, pero sospechosamente olvidados por la Iglesia (no son mencionados en los textos bíblicos a diferencia de los macabeos, tesalonicenses, fariseos y saduceos) y fue hasta en el año 1947, con el descubrimiento arqueológico de los Royos del Mar Muerto, en la localidad de Qumran (Israel), que se logra conocer con mayor profundidad e interés la historia de “los hermanos y hermanas vestidos de blanco”, llamados así por su vestimenta blanca, que para los egipcios eran los “sanadores y médicos” por su don de sanación.

Los hebreos los llamaban Escuela de los Profetas. Historiadores antiguos, como Filón de Alejandría, Plinio el Viejo y Flavio Josefo (historiador judío), hacen referencia a ellos en sus libros, constatando su existencia. Sin embargo, hoy se cree que en la Biblia y en los textos antiguos son mencionados como: Nazarenos, Kenitas, Nazaritas, los Bautizadores, los Fieles, los Justos, los Perfectos, los Piadosos, los Puros, los Pobres, los Hijos (o los Hombres) de la Nueva Alianza, los Hijos de la Luz, los Numerosos, los Pobres del Desierto, los Habitantes de los Campamentos, La Tercera Secta, los Asociados, los Proféticos, los Elegidos, la Comunidad de la Heredad y los Monjes Blancos.

Vivían en comunidades apartadas de las grandes ciudades, evitando cualquier contacto con lo mundano y lo corrupto, orientados más a vivir espiritualmente y en armonía con la naturaleza (se alimentaban sanamente). Practicaban la pulcritud moral-física-espiritual, y se les conoce como santos piadosos, hacedores del bien y con estricto cumplimiento a la Ley de Moisés, también se les menciona en otro plano, como militares feroces luchadores contra el mal.

Tenían profundos conocimientos ocultos, heredados de antiguas civilizaciones como la Atlántida y trabajaban arduamente para hacer prevalecer la luz sobre las tinieblas de la mente humana. Se consideraban los “verdaderos hijos e hijas de Dios” y sentían que estaban encomendados para llevar a cabo una misión profética, que como grupo de iniciados herméticos y poseedores de sabiduría divina, deberían preparar el terreno para la venida al mundo del Mesías y la asimilación de la doctrina que él predicó.

Se cree que Jesucristo fue preparado para tal misión. Muchas de las prédicas y prácticas rituales del Maestro Jesús, son las mismas de los esenios. Y no solo eso, sino que, Ana, la abuela materna de Jesucristo, sus padres José y María, su primo Juan El Bautista y Juan El Evangelista, a quienes se les considera los fundadores del cristianismo, fueron esenios.

“Si dais a conocer lo que tenéis dentro, lo que deis a conocer os salvará. Si no dais a conocer lo que tenéis dentro, lo que no deis a conocer os destruirá.” (Jesús, Evangelio Apócrifo de Tomás).

 

javieraviles53@yahoo.com