•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Muchos gobiernos entienden que proteger el ciberespacio es crítico para la economía y la seguridad nacional de sus países. Nuestra región está formando parte de este entendimiento general. Pero a diferencia de otros ámbitos de las relaciones globales, pocas regulaciones o leyes gobiernan las interacciones en el ciberespacio.

Imaginemos que en el año 2020 estaremos operando en un entorno cibernético seguro, en donde los retos que estamos experimentando hoy se han superado. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué hemos hecho entre el 2012 y el 2020?

El marco de referencia de ciberseguridad pretende abordar alguna de estas preguntas, proponiendo un modelo de curva de madurez como guía para las instituciones y profesionales de trabajar mejor y juntos para resolver los problemas de la seguridad cibernética, tales como, tratar vacíos en leyes internacionales para perseguir cibercriminales a través de las fronteras, el intercambio de información y la colaboración en la respuesta a incidentes cibernéticos.

Este marco de referencia describe algunos de los pasos a seguir para desarrollar un ciberespacio más seguro para el año 2020, abordando áreas claves como las siguientes:

Gobernabilidad: La gobernabilidad para el ciberespacio incluye reglas globales, tratados y protocolos, similares a los existentes para defensa nacional, libre comercio y derechos humanos.

Legal: Mucho del cibercrimen es transnacional, y para esta lucha es requerido un marco legal internacional.

Técnico: La rápida introducción a nuevas tecnologías y las crecientes interdependencias a través de las tecnologías, redes y aplicaciones destacan la necesidad de reforzar la seguridad de las tecnologías emergentes y el establecimiento de estándares de seguridad mundiales. Muchas organizaciones (comerciales y gubernamentales) pueden estar en desacuerdo al no existir un estándar.

Recursos: La tecnología y la habilidad gerencial de las fuerzas de trabajo; incluidos los especialistas que pueden abordar diversos temas como legales, propiedad intelectual, desafíos diplomáticos, y el “pipeline” del potencial de nuevo talento, necesitará ser aumentado, particularmente con un conjunto de altas habilidades técnicas. Asimismo, el intercambio de información y recursos para el desarrollo de investigaciones tendrá que ser puesto en marcha y financiado.

Conciencia: La ciberseguridad no puede ser alcanzada solamente a través de la tecnología. Se requiere una compresión cultural y una voluntad generalizada para demostrar conductas seguras consistentes.

 

* Gerente de Ciberseguridad para Centroamérica y el Caribe, Deloitte