Francisco Javier Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El 5 de mayo de 1914 murió José Zacarías Guerra. A los cuatro días fue abierto el testamento por el juez civil. El Dr. Rafael Cabrera fue el administrador de los bienes. Se designó al Dr. Joaquín Vigil para efectuar el inventario de los bienes dejados por el filántropo cuya vida, solitaria y austera, apartada y huraña, fue objeto frecuente de burlas. El testamento indicaba: “es mi única voluntad que mi capital se invierta en un asilo o casa para niños huérfanos”.

El “Hospicio”, creado como persona jurídica por el presidente Adolfo Díaz el 18 de junio de 1914, tuvo su primera Junta Directiva que presidió monseñor José Antonio Lezcano. Realizó su primera sesión el 26 del mismo mes y año. Los Estatutos, elaborados por el notable jurisconsulto doctor Modesto Barrios, fueron aprobados por el Gobierno el 25 de septiembre de 1915.

El Dr. Cabrera, administrador general, a pesar de su honradez y diligencia, fue, según informe de la Junta, “acosado sin piedad por el prejuicio e inconsecuencia de gente inescrupulosa” por lo que resignó al cargo en don Salvador Castillo. Se nombró tesorero a Juan J. Zelaya desde el 1ro. de diciembre de 1915. El Balance que entregó Castillo (septiembre 1915), indicaba un monto de C$ 66,200.29, siendo el valor de las casas C$ 35,631.44 y el de la hacienda en las Sierras, “Las Delicias”, C$ 13,696.71. Se explicó, en aquel momento, que “la diferencia con el inventario inicial se debió a un menor valor de las propiedades”.

Los primeros huérfanos fueron alojados en casas dejadas por el benefactor en la calle del Triunfo. Se comenzó el diseño de un asilo que prestara mejores condiciones para atender las necesidades de los huérfanos y el crecimiento de la población en el largo plazo. En la finca “La Chancleta”, de más de cien manzanas, ubicada al oriente, en las afueras de la ciudad, adquirida con la herencia de Zacarías Guerra y la subasta de algunos bienes, fue colocada la primera piedra el 23 de julio de 1916 ante el júbilo de millares de concurrentes. Los planos del edificio fueron elaborados por Bernabé Portocarrero y modificados por el maestro constructor de Masaya, don Abelino Serrano bajo quien estuvo a cargo la obra.

Unos años después, el acabado de las edificaciones no fue el deseado, por lo que el Gobierno las asumió para cárceles y cedió otra propiedad a la Fundación. El Hogar funcionó, después del terremoto de 1931, y hasta principios de la década del sesenta, en una esquina contigua a la Escuela Normal de Varones y el Museo Nacional, cuyas instalaciones pertenecían a la Fundación y fueron desocupadas hasta fines de la década del cincuenta (entre la calle Colón y la 11va. Av. Sur Oeste). Quedaba al lado de la Casa del Obrero y del Estadio Nacional de béisbol. Después de 1972, en estos terrenos hubo un centro recreativo, la “Plaza Justo Santos” y los “Tayacanes”.

En lo que fue “La Chancleta” se construyó el primer aeropuerto de Managua, inaugurado por el presidente José María Moncada en 1930; se llamó durante poco tiempo “Aeropuerto Zacarías Guerra”, fue nombrado “Aeropuerto Xolotlán”. En los alrededores de la Aviación, fue asesinado el 21 de febrero de 1934 el general Augusto C. Sandino y sus lugartenientes los generales Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor, por órdenes de Jefe Director de la Guardia Nacional, general Anastasio Somoza García, con responsabilidad del gobierno de Moncada y el consentimiento de Estados Unidos.

Actualmente son parte urbana y popular de Managua, allí se encuentran el complejo policial Ajax Delgado, Migración, Ineter, Instituto Maestro Gabriel, la Colonia Tenderí, parte de Ciudad Jardín y otros. La amplia propiedad se extendía desde la Aviación, pasando por la calle 15 de Septiembre y la Pista de Larreynaga, fue conocida como “Urbanización Zacarías Guerra” (Mapa de Managua antes de 1972, IHNCA), desde la Carretera Norte por el Ajax Delgado, hacia el Sur.

Eran lotes de la benemérita institución de huérfanos desde 1916, pero estuvieron ocupados por el Gobierno y otros particulares quienes pagaban un canon bajo, hasta 1958, durante la administración de Luis Somoza, siendo doña Isabel Urcuyo de Somoza, presidenta de la Fundación Zacarías Guerra, ante la imposibilidad de devolverlas por la existencia de instalaciones públicas y colonias, se compraron y permutaron. Fueron adquiridos los terrenos al S.E. de la Colonia Centroamérica, al lado del Centro Comercial Managua, en donde desde 1963, funciona el Hogar que cumplirá cien años de existencia.

 

www.franciscobautista.com