•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La recuperación de las Islas Malvinas, Georgia del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes es parte esencial de la política exterior de la República Argentina. Como se sabe, la patria de San Martín y Sarmiento es dueña de aquellas en virtud del uti possidetis iuris heredado de la corona española. Así en1820 el Coronel de la Marina Argentina David Jevett tomó posesión de su cargo en las Islas Malvinas y el 10 de junio de 1829 fue creada por el gobierno argentino la Comandancia Política y Militar de dichas Islas, designándose a Luis Vernet al frente de ella.

Pero el imperio británico, sin haber formulado eventuales pretensiones sobre las Malvinas antes y después de su reconocimiento del Estado argentino en 1825, las usurpó el 3 de enero de 1833. Inmediatamente la protesta argentina ante esa intrusión expansionista no se hizo esperar. Desde entonces data la disputa de soberanía sobre ese archipiélago mantenida por los gobiernos argentinos y reactivada, a partir de 1889, a través del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas y con el apoyo de organismos regionales y foros multilaterales. Asistidos por razones históricas y jurídicas, ellos han reclamado la efectiva integración a su territorio del famoso archipiélago –enclave militarizado de una potencia extrarregional en el extremo sur de América– perteneciente a su Plataforma Continental. Legítimo reclamo soberano que el pueblo argentino comparte y concibe “como un objetivo permanente e irrenunciable”.

En el folleto La cuestión Malvinas/Aquí en Nicaragua y ahora, aparecido en 2012 y prologado por el suscrito, se expone el desarrollo histórico de esa disputa y se compilan seis artículos de opinión, cinco de ellos publicados en EL NUEVO DIARIO, escritos por los nicaragüenses Humberto Cárdenas Bermúdez (autor de dos de ellos), Carlos Corea Balladares, Gustavo Adolfo Vargas, Marvin Saballos y Natalia Chávez Arróliga. Todos plantean el estado actual de la Cuestión Malvinas –de notable importancia geopolítica y geoeconómica– y coinciden en que se trata de una causa latinoamericana y, por tanto, de la patria de Darío y Sandino. También se reproduce la declaración de respaldo a la secular causa argentina, emitida por la Asamblea Nacional de Nicaragua el 3 de mayo de 2012.

En su declaración, la Asamblea Nacional ratifica enteramente las resoluciones y declaraciones emanadas de los órganos del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y el apoyo de casi la totalidad de los bloques regionales existentes en América Latina a la causa argentina, instando al gobierno de Gran Bretaña a iniciar el diálogo, la negociación o utilizar cualquier medio alternativo de resolución de conflictos”. Al mismo tiempo, brinda “el total respaldo a la presidenta Cristina Fernández de Kinchner y al pueblo argentino en su protesta sobre los actos unilaterales de la Gran Bretaña que no solamente afecta el tema de la soberanía, sino que es un claro desacato a los exhortos que desde el año 2008 ha hecho el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas, para la negociación de las partes”.

Finalmente, el 20 de marzo de 2013 el Grupo de Solidaridad por Malvinas en Nicaragua consideró nulo el referéndum realizado el 10 y 11 de marzo en las Malvinas con la participación de 1,672 electores, en su inmensa mayoría pobladores transplantados por la potencia colonial que carece del derecho a la libre determinación, “ya que no se diferencia del pueblo de la metrópli”. Igualmente, llamó al Reino Unido a cesar su política de agresión al país suramericano. “En consecuencia –decía el pronunciamiento–, reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo y gobierno de argentina y los alentamos en su lucha por la descolonización final de sus legítimos territorios”.

Por cierto, la iniciativa del referéndum no fue aprobada por las Naciones Unidas y ningún país del mundo envió representaciones oficiales como observadores, pese a los ingentes esfuerzos de la diplomacia británica –señaló el canciller argentino en su discurso ante la ONU del 20 de julio de 2013–.

Prosiguiendo su política reivindicatoria de las Malvinas, la república argentina organiza foros a nivel latinoamericano y el tercero de ellos tendrá lugar en la Habana el 12 y 13 de septiembre de este año. Nicaragua se hará presente.

 

* Escritor e historiador