•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El transporte colectivo mejoró cuando se cambió la mayor parte de la antigua flota, pero hace falta mucho para tener un transporte con calidad y seguridad en Managua. Se podría invitar a una empresa de transporte para que preste un servicio diferenciado, en ciertas horas, lo cual podría mejorar la situación del transporte para los usuarios.

Gracias a la cooperación internacional y el subsidio del Gobierno, probablemente Managua cuenta con el transporte colectivo de menor costo en la región. No obstante, persisten graves problemas. El maltrato a los pasajeros, la presencia de carteristas especialmente en las horas picos, ocasionalmente borrachos, igualmente con el nuevo uso de tarjetas, a veces hay que pagar dos veces cuando el chofer no miró las luces verdes, etc. son problemas cotidianos que persisten en las unidades.

Se me ocurre que en las horas picos, talvez una empresa privada podría recorrer el mismo recorrido de las rutas, pero con un costo de unos 10 córdobas. De tal suerte que los ciudadanos y ciudadanas no tengan que seguir viajando como sardinas en las horas de mayor demanda de transporte. Por otro lado, se debiera dar capacitación a los conductores para que no sigan arreando a la gente como si fueran ovejas o vacas.

El tema del transporte no es más que un reflejo de problemas económicos estructurales que han persistido durante décadas, por ejemplo, al salario de los trabajadores y los costos de la canasta básica. El conductor en muchas ocasiones permite a cualquier ayudante montar a pasajeros por la puerta de adelante y de atrás, esto es una práctica que se hace más evidente en algunas rutas.

Un transporte diferenciado podría descongestionar un poco las rutas normales, las cuales siempre tratan de llevar a la mayor parte de personas para ganar más. Sugiero algo así como los buses expresos que viajan a los departamentos. Creo que un segmento de la población, que no puede pagar la carrera de un taxi, estaría dispuesto y tendría la capacidad de pagar C$10 córdobas.

Me parece que ordenar el transporte capitalino es una tarea bastante difícil, solo basta observar los constantes embotellamientos en las principales vías. Además, aprovecho esta oportunidad para indicar a las autoridades que el tubo de escape de los buses debiera terminar en la parte superior al lado izquierdo, para que las personas respiren un poco menos de aire contaminado. En fin, espero que estas ideas contribuyan a mejorar el transporte para los ciudadanos.

 

* Escritor y Docente, UNAN.

rolando2@fulbrightmail.org