•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A inicios del siglo XX, el continente europeo era liderado por Inglaterra, Francia, Italia y Alemania, países que tenían serias contradicciones antagónicas, pues se disputaban la hegemonía en países coloniales, control de mercados, materias primas para la industria como el petróleo, hierro, carbón, etc.

Las contradicciones carcomían la base y la superestructura de estas naciones y la única manera de solventar las diferencias era con la guerra. Así usaron como pretexto el asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo (28 de junio, 1914), para desencadenar la Primera Guerra Mundial. El conflicto militar dejó en ruinas al Continente, con un saldo de más de 20 millones de muertos.

Aun con esa triste experiencia, la culta Europa no escarmentó, y veinte años más tarde sonaron nuevamente los tambores de guerra. Esta vez la fiera guerrerista era la Alemania nazi. En 1939 empieza la Segunda Guerra Mundial, que duró cinco años. Resultado: 60 millones en víctimas y la destrucción material y moral de Europa.

Los conflictos armados siguieron su curso y se trasladan a Asia. En 1950 estalla la guerra entre las dos Coreas. En el conflicto interviene Estados Unidos, la guerra dura tres años; no hubo vencidos ni vencedores, se firma la paz y Corea queda dividida en dos: Norte y Sur. Saldo: dos millones de víctimas. En 1960 brota el conflicto militar en Vietnam. El enfrentamiento dura hasta 1975. Vietnam del Norte triunfa, Estados Unidos es derrotado, sale de Vietnam del Sur; el país se unifica. El costo en vidas humanas fue de dos millones.

A inicios de Siglo XX América Latina empezó a sentir la bota militar. Las tropas yanquis invaden Haití (1915), Nicaragua (1927), Cuba (1962), República Dominicana (1965), Isla de Grenada (1983), Panamá (1989). Además el imperio promueve golpes de Estado en Guatemala (1954), Brasil (1964), Chile (1973), Argentina (1976). Esa política intervencionista deja un saldo sangriento en asesinatos, desaparecidos, exiliados. Solo en Nicaragua, en los 70 y 80, hubo más de 100 mil víctimas.

En el siglo XXI la guerra se traslada a Oriente Medio. Los países del norte de África, desde el 2003, viven lo que se conoce como la primavera árabe. Los conflictos en la región nacen como hongos en invierno. Primero fue Afganistán, luego Irak, después Túnez, Yemen, Egipto, Libia, y ahora Siria.

Afganistán fue invadido para diezmar a los terroristas de Al Qaeda; Irak fue acusado de tener armas de destrucción masiva, lo cual resultó falso. En Irak han muerto millones desde la invasión. En Túnez, Yemen y Egipto, movilizaciones populares sacaron del poder a gobernantes que tenían décadas en el poder. En Libia es derrocado Gadafi, con el apoyo de la OTAN, aquel es capturado y asesinado por los rebeldes.

La guerra en Siria ha dejado 100 mil muertos y millones de refugiados. En este país no se ha producido una intervención militar, por la alianza de Siria con Rusia. Si cae Siria, la llama del conflicto se extenderá a Irán y después quizá a otros países de la región.

 

* Abogado y notario