•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La semana pasada hice una presentación a un grupo de médicos sobre técnicas para manejar las filas de espera de pacientes de cirugía. Al finalizar, uno de los participantes me hizo una pregunta: ¿Por qué son tan largas las filas de los hospitales hoy?

Las filas de espera son mayores hoy, porque la demanda por servicios médicos ha aumentado más rápidamente que la capacidad de atención de los sistemas de salud de la región. La población de los países centroamericanos no solo ha crecido, sino que se ha envejecido. El Banco Mundial reporta que la población de Centroamérica y Panamá aumentó en 23.7% entre 2000 y 2012, de 35.5 millones a 43.9 millones de habitantes.

La población mayor de 65 años creció dos veces más rápido, de 1.6 millones a 2.4 millones en el mismo período. En el año 2000, este segmento representaba 4.0%, 5.5%, 3.9%, 3.7%, 5.5%, y 5.5% de la población en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, respectivamente. Hoy, las cifras equivalentes son 4.5%, 7.1%, 4.4%, 4.6%, 6.8%, y 7.1%, respectivamente.

Estos cambios demográficos evidencian un avance significativo en la salud regional, porque ha aumentado la esperanza de vida. Pero también representan un reto importante, pues los adultos mayores requieren más servicios de salud. Por ejemplo, en promedio, los mayores de 65 años requieren seis veces más días de hospital per cápita que el resto de la población.

La capacidad de atención de nuestros sistemas se ha mantenido relativamente estable o ha decaído levemente. Las camas por habitante reportadas por los Indicadores de Desarrollo del BM disminuyeron ligeramente desde principios de siglo en Costa Rica, Honduras y Panamá. En Nicaragua, Guatemala y El Salvador han experimentado mejoras leves. ¿Cómo se debe enfrentar este problema en el corto plazo?

Primero, todos los hospitales deben proyectar la demanda de sus servicios para los próximos cinco años. Es importante anticiparse a la demanda, para entender cómo invertir los recursos limitados. Algunos profesionales del sector argumentan que es imposible planear las actividades con un horizonte de cinco años, cuando tienen que resolver problemas graves hoy. Creo justamente que muchos de los problemas de hoy se deben a que no los anticipamos hace cinco años.

Segundo, tenemos que aprender a atender más pacientes con la misma infraestructura y personal. En una época de incertidumbre económica es difícil aumentar la capacidad en forma repentina, así que debemos adoptar técnicas modernas de manejo de la capacidad instalada. Ampliar el número de cirugías al día, aumentar la ocupación de camas, disminuir el tiempo de preparación de salas de operación, reducir la estadía promedio de pacientes.

Mejorar el flujo de pacientes, administrar mejor los inventarios de insumos médicos y eliminar la mentalidad de feudos o silos en los hospitales; manteniendo la calidad y la calidez en la atención. Se debe eliminar el desperdicio de recursos y tiempo.

Con el fin de colaborar en la solución de esta problemática, INCAE ha iniciado un programa de investigación y capacitación que busca incorporar las mejores prácticas gerenciales en los sistemas de salud de la región.

Se debe aprovechar inteligentemente la capacidad instalada en el sector privado. Los hospitales privados tienen usualmente capacidad ociosa, y son, en general, los primeros en implementar nuevas tecnologías. Los seguros sociales de la región deben idear sistemas que incentiven la participación selectiva del sector privado para disminuir la presión de las filas de pacientes del sector público.

 

* Profesor de INCAE Business School.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus