•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuanto más vivo, más me convenzo que todo en la vida pasa por una razón, aunque en el momento nuestro entendimiento no lo comprenda, principalmente cuando esas cosas que pasan nos dan sufrimiento y sinsabores.

En un plano general las guerras, migraciones, trata de blancas, tráfico de órganos, por ejemplo, nos hacen pensar en la maldad de la humanidad y en la desgracia de gente inocente. En el plano personal los fracasos económicos, la muerte de un ser querido, las enfermedades, los accidentes, parecen no tener respuestas a por qué le ocurre a personas buenas, esforzadas, entregadas y honestas. Solo el tiempo viene haciendo encajar poco a poco las piezas del rompecabezas.

A mi hija menor de ahora 12 años, la diagnosticaron como Celiaca en el Hospital Cima en San José, Costa Rica, cuando tenía siete años, después de un camino de sufrimientos, exámenes y malos diagnósticos desde sus cuatro años. La enfermedad Celiaca, bastante desconocida en Nicaragua, es la intolerancia al Gluten, el cual es una gluco-proteína encontrada en el Trigo, Centeno y Cebada. El Gluten actúa como una sustancia tóxica en el intestino delgado para estos pacientes.

La mayoría de los celíacos tiene además asociadas alergias alimenticias; a mi hija la diagnosticaron alérgica al frijol, la carne, leche y sus derivados y el huevo. Los primeros años de su diagnóstico fueron difíciles, teníamos que importar o viajar a Estados Unidos a traer substitutos para que pudiera ingerir alimentos.

En Nicaragua no habían sustitutos o alimentos libres de gluten en los superes o tiendas; no había nada para que una niña de esa edad pudiera tener una buena calidad alimenticia, sin mencionar los estragos emocionales que significó para una niña de su edad. Después de tres años con tratamientos especiales pudo ingerir nuevamente los alimentos a los que era alérgica, no aquellos que contienen gluten, ya que la cura para esta enfermedad es no ingerir aquellos alimentos que contengan la substancia.

El mes pasado fuimos a Costa Rica por motivos familiares y aprovechamos para practicarle unas pruebas nuevas que se realizan en el vecino país, en el cual la enfermedad está siendo cada día más investigada. Como resultado de ello, conocí a una doctora cuya hija fue diagnosticada como Celiaca hace muchos años cuando en Costa Rica, al igual que en Nicaragua, no existían sustitutos alimentarios.

Por su necesidad de alimentar a su hija y tratarla, se las ingenió para producir unas mezclas de harinas con la que le daba consistencia a los panes y reposterías, iguales a las harinas de trigo. Al principio vendía la harina entre sus amistades, luego aprendió a hornear el pan, ahora tiene un restaurante elegante en Itzcazú y hasta se especializó, como médico, para tratar pacientes con esta enfermedad.

Steve Jobs tuvo razón en su discurso en el 2006 en la Universidad de Stanford, cuando decía que uno tiene que ser capaz de unir los puntos para darse cuenta que a la larga, lo malo siempre nos conduce hacia algo bueno, ya que podremos utilizar los problemas y obstáculos que a diario no nos dejan avanzar, en verdaderas oportunidades.

A veces nos quedamos inmovilizados cuando algo “malo” nos sucede, nos quejamos y nos sentimos desgraciados. En todo proceso de vida se necesita ser valiente, el coraje también hace la diferencia. Lo podemos ver en las personas que se equivocan continuamente, pero aun así, tienen la facultad de levantarse y seguir caminando.

Y es que igual a la historia de la doctora costarricense que menciono, hay muchas otras historias de las que están llenas las personas de éxito. El reto es aprender a convertir los obstáculos en oportunidades, entender que todo nos pasa por una razón, que cada experiencia “negativa” nos enseña, nos hace fuertes, nos hace más sensibles a las circunstancias, negocios y luchas.

“Todas las adversidades que he tenido en mi vida, todos los problemas y obstáculos, me han fortalecido... Uno no se da cuenta de cuando sucede, pero una patada en los dientes puede ser la mejor cosa que nos puede suceder en un momento dado”. Walt Disney.

 

* Gerente General Wall Street English.