•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los comentarios dicen de forma predominante que el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dejó sola a su homóloga de Costa Rica, Laura Chinchilla, durante la 68° Asamblea General de las Naciones Unidas, realizada este mes en Nueva York.

Afirman que esa fue una jugada inteligente del colombiano, en materia de política internacional, al excluir de su discurso oficial una posición frente el fallo de La Haya, del 2012, que devolvió en buena parte su mar a Nicaragua, quien pretende también la delimitación marítima entre ambos países en el mar Caribe occidental, en medio de la protesta airada del Gobierno de Bogotá.

Mientras Panamá ha dado por superado un diferendo territorial con Nicaragua, y Jamaica igual, la presidenta Chinchilla dio lectura a una larga lista de supuestas violaciones de Nicaragua a su territorio, acusando a sus vecinos de agredir el Derecho Internacional y violar las disposiciones de la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el caso del diferendo territorial por el área de Harbour Head.

Concluyen algunos que el Presidente Santos sabía que hablaría por él la presidenta costarricense, quien quedó sola con el discurso conflictivo hacia Nicaragua, el cual se esperaba fuese al menos a trío, según declaraciones llegadas desde Colombia.

Pero el discurso solitario de Chinchilla pareció ser portador de vanos intereses, entre ellos tratar de etiquetar al Gobierno de Nicaragua como una administración irrespetuosa de los fallos del Tribunal Internacional y, por tanto, crear una opinión prejuiciada hacia dicho país en el hemisferio.

En este sentido, los voceros de Colombia han repetido que el fallo de La Haya respecto a la demanda de Nicaragua, es “inaplicable”, lo que es igual a desacatarlo en la práctica, posición que le ha merecido el calificativo de trasgresor; y esto es precisamente lo que Chinchilla dijo de Nicaragua: “Es un país que agrede al Derecho Internacional”. Con esto, la costarricense apostó a emparejar la coyuntura simbólica, pues si alguien pueda decir que Colombia desacata la ley, otros dirían que Nicaragua también.

Todo es parte de un plan conjunto, opinan otros expertos, entre dos países socios, cuya alianza podría cubrir componentes insospechados, tales como el intercambio de información y alta tecnología, para manipularla de forma ideológica contra Nicaragua.

Como se esperaba, el balance resultó favorable, ya que la Asamblea General no dejó nada nuevo bajo el sol, en materia jurídica, que perjudique a Nicaragua en el contexto de La Haya. Incluso se debilitó la posible coalición que podría “echarle la vaca” a este país, pues fue claro que Panamá y Jamaica salieron de la maraña bochinchera de manera oportuna y visión estadista.

Al final, el juego simbólico nada pudo hacer ahora frente a los hechos; el fallo que favorece a Nicaragua contra Colombia es inapelable y el Río San Juan seguirá siendo nica, por más que mandatarios impopulares, para la mayoría de sus coterráneos, quieran confundir al mundo argumentando con sofismas lo contrario.

 

* Cédula: 081 310152 0001B. Tel. 2249-7298.

Villa Don Bosco F-327. Managua.

gustadol52@hotmail.com

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus