•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Manuelón era un tipo muy simpático, sincero y diplomático entre comillas. Una vez le aconsejaron que fuera ver a su amigo muy enfermo, que lo alentara y no cometiera la imprudencia de alarmarlo. Manuelón les dijo: no se preocupen, yo lo voy a levantar.

Entró a su cuarto de enfermo y al verlo en su lecho de muerte lo primero que hizo fue lanzarle esta expresión: ¡Sos tumba hermano!

Nicaragua recibió la visita del FMI la semana pasada. Vio al paciente y el visitante dio la vuelta. Dijo: todo está bien, no se preocupen, ya no necesitan de nuestros servicios, se las pueden arreglar solos; si hay problemas échennos un telefonazo. Muy diplomático el del FMI.

Mala cara le veo al enfermo, diríamos nosotros, cuando acabamos de pasar una crisis cafetalera motivada por un ataque de Roya a nivel centroamericano que ha dejado en pobreza extrema a un sinnúmero de pequeños cafetaleros, medianos y grandes, y lo más preocupante es la amenaza de esta enfermedad para este ciclo.

Para colmo de males, el precio del café se vino abajo y se habla de que así no será rentable. El costo por quintal de café no llega al costo de producirlo. La Roya viene tan agresiva que puede acabar hasta con los palos de hierro de la avenida Bolívar.

Este gobierno ha sido muy convencedor y siempre ha recibido ayuda externa. Lo más aconsejable hubiese sido conseguir una ayuda, algo así como un extrafinanciamiento para apoyar a los hermanos cafetaleros.

El FMI se la sacó bonito y nos dijo: sigan con su bonanza económica al estilo J.P.C. (“jodidos pero contentos”).

 

sanenriquepadilla@hotmail.com