•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este 11 de Octubre de 2013 se celebra por segundo año consecutivo, el Día Internacional de la Niña, bajo el lema “Innovar para Educar”, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el propósito de visibilizar la situación de discriminación de las niñas a nivel mundial.

Hoy más que nunca hay más niñas en la escuela. El mundo ha logrado grandes progresos en la matrícula de las niñas en la escuela primaria y Nicaragua no es la excepción. Sin embargo, nuestra labor para educar a las niñas aún no ha terminado, existen brechas significativas de cobertura en la educación preescolar y la educación secundaria. Sobre esta última, es importante destacar que hay pruebas empíricas que demuestran que la educación de las niñas es uno de los factores que impulsan de manera más constante los objetivos de desarrollo, dado que la educación secundaria es especialmente una experiencia transformadora para las niñas y la sociedad en su conjunto.

Las niñas que nunca ingresan a la escuela, y aquellas que lo hacen y la abandonan a menudo sin haber adquirido las capacidades adecuadas, tienen una educación incompleta que significa un potencial sin aprovechar, y esto es lo que les ocurre especialmente a las niñas más pobres y más desfavorecidas de comunidades rurales alejadas, e indígenas de nuestro país.

Por lo anterior, hacemos un llamado a unirnos a favor de lograr que las niñas que están fuera de la escuela se matriculen; y garantizar que permanezcan en ella y aprendan hasta el final de su adolescencia, para lo cual es necesario la acción conjunta y propositiva a fin de cambiar las actitudes y prácticas existentes, que aún ubican a las niñas en situación de desventaja social. Además, seguir actuando como hasta ahora no es suficiente y acá la innovación es clave, pues tiene el poder de plasmar y aumentar nuestras ambiciones en favor de la educación de las niñas, y todo lo que la educación

significa como derecho.

Pero qué es innovar; es estar dispuestos a hacer las cosas de forma diferente, ensayar cosas nuevas e invertir en lo que funciona con el objetivo de mejorar las oportunidades y los resultados de aprendizaje para las niñas más marginadas de la sociedad. Se necesitan innovaciones para impulsar soluciones frescas, creativas, eficaces y eficientes, especialmente aquellas que incorporen a los jóvenes, teniendo presente que la innovación no se debe limitar al uso creativo de la tecnología, esta incluye alianzas, políticas, movilización de recursos y la participación innovadora de los jóvenes como fuerzas fundamentales del cambio.

Unicef, a través de su nuevo Programa de Cooperación 2013-2017, reitera su compromiso de contribuir con la equidad de género, donde la educación juega un rol fundamental en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como en la nueva Agenda de Desarrollo para después del año 2015, donde las niñas y los jóvenes deben desempeñar una función esencial en la configuración de la misma y en garantizar que todos cumplamos con los compromisos adquiridos.

Las Metas de Desarrollo para después del año 2015 deben centrarse en la equidad y el aprendizaje y cualquier objetivo o meta debe incluir la promoción de la educación de las niñas, especialmente en relación con la terminación de la educación secundaria y las oportunidades para el aprendizaje de aptitudes adecuadas. Porque cuando se educa a una niña, se educa a un país.

 

* Representante Unicef-Nicaragua.