•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero no es menos vano esforzarse por comprender el pasado si no se sabe nada del presente”.

Marc Bloch, historiador francés.

 

“La Odisea por Nicaragua” es una obra de carácter histórico que expresa las dificultades por las que hemos transitado los nicaragüenses. Tres partes estructuran la obra, que contribuyen a ir consolidando nuestra memoria histórica como patrimonio nacional.

El escritor alemán Gerd Langgug señala que “sin el recuerdo de la historia no puede haber conciencia, no puede haber identidad; la identidad no es algo estático, es algo que crece, que va adquiriendo forma”.

La investigación histórica es una inversión para fortalecer la identidad nacional. En ese sentido, aplaudo la iniciativa del General Humberto Ortega al sintetizar un siglo de historia en dicha obra, y describirnos desde su perspectiva lo que muchos nicaragüenses que hoy vivimos en el presente necesitamos saber del pasado.

No conozco al General Ortega, pero por las referencias merece mi respeto por ser un protagonista de nuestra historia y un ciudadano con una mente abierta dispuesta al cambio. Dice un pensamiento popular: “La mente es como el paracaídas; funciona solo si se abre”.

Independientemente de la ideología del autor, su libro recoge importantes datos de fuentes inéditas de distintas corrientes políticas. El General Ortega fue un alto dirigente del movimiento de liberación de Nicaragua desde los años sesenta. Nos narra con un estilo ágil y ameno la clandestinidad, las persecuciones, la cárcel y los momentos difíciles en los que estuvo a punto de morir herido de balas. Y, algo muy importante a destacar, reconoce a Pedro Joaquín Chamorro Cardenal como héroe y mártir junto a Carlos Fonseca Amador.

En la primera parte de la obra se presenta el periodo denominado “Protectorado” de los EE.UU., con su intervención militar en nuestra patria, y la resistencia armada de patriotas nicaragüenses guiados por Augusto César Sandino. En la segunda parte de la obra es abordado el surgimiento de la dictadura militar somocista que fue implantada por los EE.UU., con la justificación de “reguardar el orden establecido”, así como las etapas del movimiento de liberación, su forja, en la que el FSLN como movimiento armado se fue nutriendo hasta constituirse en un sólido movimiento popular y nacional que triunfa en 1979.

En la tercera parte, el autor aborda lo que es el proceso de consolidación del FSLN como partido de gobierno, caracterizándose como un régimen abiertamente alineado al bloque de países socialistas; destacándose en dicho periodo las rupturas de las alianzas políticas internas que se habían formado como estrategia para derrocar al régimen de Somoza, la confrontación entre los opositores y los oficialistas del régimen del FSLN y el conflicto armado motivado desde el extranjero.

Se refiere también en esos casi once años de gobierno del FSLN, al desgaste demoledor que sufrieron debido al enfrentamiento militar, el bloqueo económico de EE.UU., desmanes en el uso del poder, confusión Estado-partido, represión a opositores, conflictos con la Iglesia católica. Pese a dichas circunstancias, el FSLN como gobierno logra mantener la cohesión interna como partido; realidad que hizo posible llegar a los acuerdos de Sapoá y su ejecución en función de la paz.

En ese marco fortalece sus estructuras institucionales y partidarias y se prepara para enfrentarse al proceso electoral. Sin embargo, la oposición, en 1990, logra el triunfo electoral con Violeta Barrios. Esta coyuntura permite una nueva etapa en el proceso socio-político que vivía el país, generándose una segunda oportunidad al FSLN para reencausar el proceso original que se había desviado en 1979. Sin embrago, no se aprende de las lecciones del pasado y tristemente se continúa con el movimiento cíclico de recurrencia a estar haciendo siempre lo mismo.

El FSLN como partido logra articularse y después de tres derrotas continuas en 1990, 1996, 2001, llega al poder por medio de las elecciones en el 2006, consolidando sus estructuras y cerrando todos los espacios de participación para aquellos movimientos sociopolíticos que no son afines a ellos.

 

* Licenciado en Historia. Egresado de Maestría en Políticas Públicas