•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Qué tan necesario es incorporar en las currículas escolares en los diferentes niveles educativos, la materia de análisis de medios de comunicación? Esta reflexión ha sido planteada a partir de la gran influencia que tienen los medios en la sociedad. Significa abrir la escuela al entorno, ofreciendo al alumno y a la gente una perspectiva dónde poder situarse en un contexto y su realidad. Es más, se puede abordar como una materia de carácter transversal en todas las áreas, y como área de conocimiento específico, que permite acercar a la escuela a realidades sociales altamente significativas, dependiendo del tema o contenido que se desarrolle en estos medios.

La necesidad de educar para comprender los medios necesita del concurso de varios actores; el primero es la institución rectora del sistema educativo. Debe estar clara de la importancia de la comunicación y la función que tienen los medios masivos de comunicación, sabiendo que actúan como caja de resonancia y que construyen imaginarios colectivos y crean formas de pensar uniformes.

¿Existe voluntad de la unidad rectora de la educación para pensar al menos que es necesario incorporar como asignatura la comunicación y los medios? ¿Están las instituciones educativas preparadas para enfrentar estos nuevos procesos de aprendizaje? ¿Están claras las autoridades educativas que es una realidad la sociedad de la información y la comunicación y que por lo tanto nadie puede aislarse de ella? ¿Contamos con los recursos tecnológicos básicos para introducirnos a esta nueva experiencia educativa? ¿Nuestros maestros están capacitados para facilitar al educando los indicadores necesarios para entender mejor lo representado en cada pieza comunicacional? ¿Es posible incorporar esta materia? ¿Creen que se necesita?

Todas estas interrogantes necesitan ser planteadas porque en este momento, sin la comunicación y el acompañamiento de los medios no existe nada; todo pasa por su tamiz, por lo tanto, nos guste o no, la realidad nos exige cada día estar al tanto de lo que sucede en el entorno inmediato, pero también más allá de eso, y solo la comunicación y los medios proporcionan todos estos aconteceres.

La clave está, según Martín Barbero (1996) en “cómo insertar la escuela en un ecosistema comunicativo, que es a la vez experiencia cultural, entorno informacional y espacio educativo difuso y descentrado; y cómo seguir en ese nuevo escenario donde el proceso de aprender guarde su encanto; a la vez rito de iniciación en los secretos del saber y desarrollo del pensar, del análisis y la crítica...”

Con la aparición de la comunicación y los medios masivos como nuevos escenarios de los procesos de enseñanza-aprendizaje, no se debe inculcar en este proceso ni tratar de transmitir a los educandos que lo que aparece en los medios es una fotocopia de la realidad, sino que debe de suministrárseles las herramientas y recursos teóricos-conceptuales para una interpretación crítica, propia, y que vaya construyendo a partir de sus propias reflexiones un pensamiento libre, autónomo, capaz de defender con argumentos sólidos sus puntos de vista.

El sistema educativo debe ir cada día respondiendo a la credibilidad no solo de los estudiantes, sino del público, que es el que le otorga legitimidad a dichos procesos, y que cada día pone en duda dicho sistema. No dejemos pasar la oportunidad que nos brinda la comunicación y los medios para ir caminando de manera paralela. Es por ello la necesidad de analizar qué tan importante es intentar, al menos pensar, la incorporación de dicha materia en la educación de manera transversal. ¿Servirá para algo? Sin lugar a dudas, la comunicación y los medios son los primeros actores en este momento.

 

* Consultor y docente de Comunicación