•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El acuerdo de última hora no soluciona, sino posterga la crisis presupuestaria del imperio. La veremos resucitar en los meses de enero y febrero del próximo año. Se enfrentan los criterios de dos alineamientos en la clase política. Por una parte, Obama y una mayoría de congresistas demócratas, que se propone eliminar sin condiciones un techo para la deuda del mayor deudor del mundo (las últimas estimaciones calculaban que superó el 100 % de su PIB).

Por otra, la mayoría de congresistas republicanos con los neofascistas del Tea Party actuando con extrema beligerancia. Este bando plantea establecer un tope definitivo al incremento de la deuda o condicionar su aumento coyuntural a la eliminación del programa de seguro de salud de Obama (bautizado como “Obamacare”), y a la desaparición de lo poco que queda de programas sociales en EE.UU. ¿Qué significa realmente cada uno de estos alineamientos?

1-. Lo menos malo del criterio de Obama.

Se evita el riesgo de un “default” o cesación de pagos del gobierno federal. Un “default” implicaría que los acreedores de la deuda, especialmente China y Japón perderían sus inversiones. Los Estados buscarían cómo deshacerse de sus reservas en dólares y sustituirlas por reservas en oro. El precio del oro continuaría su alza y alcanzaría niveles exorbitantes. En la práctica, el dólar perdería su función de moneda de reserva. Todas las bolsas de valores caerían en picada y la actual crisis financiera se transformaría en un caos global sin precedentes en la historia.

El proyecto gallo gallina “Obamacare” podría, en alguna medida, favorecer a los millones que no tienen un seguro privado. Obama podría disponer de algunos fondos para asignarlos a los pocos programas sociales que aún sobreviven. La llamada ley de reforma migratoria, con todas sus limitaciones y aberraciones, tendría alguna esperanza de ser aprobada.

Lo más malo.

Seguiría funcionando la maquinita de dólares –chatarra inundando al mundo de papeles verdes sin respaldo. La estanflación, es decir la inflación con estancamiento acentuaría su galope dentro de EE.UU. y en el resto del mundo. Sería probable que China concierte con EE.UU. continuar comprando sus bonos federales, pero a cambio de concesiones económicas importantes (que el yuan sea aceptado como moneda de reserva; que dejen de presionar por el manejo chino de su tasa de cambio; que en el TLC que quiere firmar EE.UU. con la Unión Europea no acuerden medidas proteccionistas para cerrarles el mercado; etc.).

Los halcones de la muerte y el poderoso lobby israelí tendrían más posibilidades de continuar con su cadena de guerras genocidas (Siria e Irán encabezando la lista), financiándola con dólares-chatarra.

2-. Lo más malo del criterio de los congresistas republicanos.

El riesgo del “default” del gobierno federal con los resultados que ya enumeramos. Suspensión del “Obamacare” y los mínimos programas sociales.

Lo menos malo. La cadena de guerras genocidas tendría más dificultades para continuarse. Una síntesis de las posiciones utilizando el lenguaje vernáculo: si te corrés te tiro, y si no te corrés te mato.

 

* Planificador económico, historiador y sociólogo