•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El uso de las tarjetas de Transporte Urbano Colectivo (TUC) trastocará los paradigmas sobre el servicio de transporte colectivo. La nueva forma de pago del transporte urbano colectivo es un adelanto de que Nicaragua está en el camino que conduce al desarrollo social, humano y del buen servicio que nos merecemos todos los usuarios de la red de autobuses de la capital.

En buena hora, y en propicio contexto, se está gestando una transformación en la matriz del servicio de transporte colectivo y de quienes se tiene negras y trágicas referencias.

Desde que se inició con la renovación de las unidades de TUC, se puede ver que hay detrás del telón gubernamental una serie de estrategias organizadas, concebidas en el ámbito económico, de marketing, socio-humano, de relaciones humanas, responsabilidad empresarial, fiscal, turismo, etc., que se irán “desenvainando” poco a poco.

Me atrevería a afirmar que es la metamorfosis -la nueva cara del TUC- hasta cambiar totalmente los paradigmas que se habían asimilado sobre el préstamo y goce del servicio de transporte colectivo que hemos venido compartiendo pasajeros y choferes de buses.

Paradójicamente, el servicio TUC es privado, sin embargo no se percibe el concepto de “empresa privada”; para ello es necesario unificar criterios de servicio y normas claras en las relaciones tanto laborales como de servicio.

Con el pago del pasaje con tarjeta se logrará evitar atraso del conductor, al no recibir dinero; también que este no se distraiga ni reciba mal trato de los pasajeros por confundirse con el cambio. El dueño de la unidad tendrá su dinero al instante de forma electrónica en su cuenta bancaria, el fisco ahora sí podrá recuperar tributos con un control exacto; hay más fuentes de empleo y ampliación del mercado de recargas.

Considero que, aparte de la renovación de la flota de buses, lo más relevante y digno de aplaudir ha sido el pago social del pasaje en C$2.50. Sin embargo, desde mi posición de sociólogo-pasajero, considero que es necesario incorporar en la agenda de trabajo los ámbitos de seguridad ciudadana, unidad TUC educativa en lugar de publicidad ambulante, y perfil ocupacional o mayor formación del conductor.

Mi experiencia como pasajero de TUC en Francia, España y Costa Rica (2001-2012) me ha permitido recrear un cuadro comparativo e imaginativo de que vamos caminando poco a poco por los senderos de la dignificación y del derecho de tener un mejor servicio de TUC, con buen trato y confort.

Pero también es meritorio enfatizar que todos debemos cooperar para que esto funcione, y no es con violencia ni azuzamiento que construiremos la Nicaragua de todos y todas, la Nicaragua democrática con ventanas y puertas abiertas al mundo.

 

* Promotor de derechos humanos