•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Monseñor José Antonio Lezcano y Ortega (1866-1952), cumplirá en diciembre de 2013 un siglo de haber sido designado por el Papa Pío X (bula “Quum iuxta apostolicum effatum”, 3/12/1913), primer Arzobispo de Managua (Managua, Carazo, Masaya, Matagalpa y Jinotega), al crearse la Provincia Eclesiástica. Tuvo una relevante participación en la vida académica, religiosa y política durante la primera mitad del siglo XX. Fue diputado, miembro de la Asamblea Constituyente, Presidente del Legislativo, activo en sus relaciones públicas, y polémico en sus opiniones conservadoras.

El Diario de Centroamérica (Guatemala, 1915) informa: “Monseñor José Antonio Lezcano, Arzobispo de Nicaragua, ha entrado de lleno en la vida política. Pronunció un discurso como Presidente del Congreso, contestando el mensaje del Presidente de la República Adolfo Díaz, a quien reconoció “los perseverantes y meritorios esfuerzos que habéis hecho en bien de la patria y los escollos que habéis encontrado y que han retardado los felices efectos de vuestra política de moralidad, de honradez y de concordia”; reconoció el impulso de Díaz en la “reforma a la instrucción pública porque Dios había sido proscrito del corazón de los niños. La actual administración le ha devuelto su lugar y así prepara una generación de hombres buenos y a la vez instruidos”.

Según el Diario, “Monseñor goza de algunas simpatías; pero al verle entrar de lleno en la política actual, todos se preguntan ¿habrá olvidado que el reino de Cristo no es de este mundo?”. Lezcano, como Vicario de León, apoyó al Dr. Máximo Zepeda y al padre Dubón para traer a los Hermanos Cristianos, quienes se hicieron cargo del Hospicio San Juan de Dios (1903).

El 31/5/1912 se firmó contrato entre el Ministro de Instrucción Pública y el Visitador de los Hermanos para fundar el Instituto Pedagógico (junio 1913), que se encargaría de formar maestros. La relevante influencia del Arzobispo, comprometido con los gobiernos conservadores que sucedieron a la caída de Zelaya, facilitó la consolidación de la Congregación de educadores en Nicaragua, y según afirma J. E. Arellano, “la función del Instituto Pedagógico se inscribía en la política educativa de la Restauración Conservadora” (1911 – 1928).

En 1915 (Diario de Centroamérica, Guatemala, 8/3/1915) “el Arzobispo propuso al Ayuntamiento la construcción de la Catedral Metropolitana, lo que se ha vuelto de actualidad entre círculos políticos y sociales... Su Señoría pretende que el Parque Central sea cortado por la avenida del Campo de Marte que llegaría hasta el Lago, y que la catedral de hoy, la irrisoria parroquia de Santiago, sea también cortada por la prolongación de la avenida Este, y que en el trecho que queda entre estas dos avenidas prolongadas, se yerga solemne, avasalladora, como un símbolo de lo que hoy vale el catolicismo en Nicaragua, la nueva Catedral. Algunos se preocupan por la afectación al ornato y manifiestan desagrado por la proposición de Lezcano, pues dicen que Managua, quedaría para siempre sin su centro de recreo, el Parque Central, único del que podemos enorgullecernos porque cuesta más de 400 mil pesos y para acabarlo fue necesario el trascurso de 35 años”.

La vieja parroquia de Santiago fue demolida en 1929; la nueva catedral estaba casi terminada a fines de 1936 aunque fue consagrada el 24 de julio de 1946, en el Centenario de Managua como ciudad. El terremoto (1931) destruyó el Palacio Episcopal, por lo que el Pedagógico –una de las pocas instalaciones en pie–, acogió al Arzobispo hasta la reconstrucción de su residencia (1938), compartiendo con la comunidad religiosa de educadores.

Lezcano, en el veinticinco aniversario del Instituto (1938), colocó la primera piedra del altar que en la catedral se otorgó al fundador de los Hermanos. Dijo que era para “mostrar a los dignos hijos de San Juan Bautista de La Salle el sumo agradecimiento que le debemos por su obra meritísima en la educación cristiana de la juventud nicaragüense”. El terremoto de 1972 destruyó la Catedral; la estatua del fundador de los Hermanos quedó deteriorada, fue supuestamente trasladada y guardada.

El cuarto Arzobispo en un siglo de la Arquidiócesis, monseñor Leopoldo Brenes (Ticuantepe, 1949), en reconocimiento a la obra educadora de La Salle en Nicaragua, para preservar la decisión del primer Arzobispo, en el centenario del Pedagógico entronizó el viernes 25 de octubre de 2013 una nueva imagen del “Patrono de los Educadores Cristianos” en la nueva Catedral consagrada hace veinte años (4/9/1993), dedicada a la Inmaculada Concepción de María, patrona de Nicaragua.

 

Managua, 17/10/2013

www.franciscobautista.com