•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A don José Manuel Blecua, director de la RAE, de visita en Nicaragua

 

Como fenómeno social, la lengua —particularmente la lengua moderna— es un producto de la convivencia de las naciones, de modo que la integración de países y culturas produce inevitable y necesariamente el intercambio lingüístico, indispensable para facilitar la comunicación entre las comunidades que hablan idiomas distintos.

Una vez que un préstamo se ha incorporado al español, por ejemplo, sufre una modificación (adaptación) en su escritura acorde con las formas de pronunciación de la lengua extranjera. Es lo que, en nuestro caso, conocemos como hispanización o españolización, una tendencia moderna de nuestro idioma. Ilustremos lo anterior con algunos ejemplos tomados del “Diccionario panhispánico de dudas” (2005). De la lengua inglesa se han hispanizado voces como baipás (ingl. by pass), bazuca (ingl. bazooka), blúmer (ingl. bloomer), bluyín (ingl. blue jean), boicot (ingl. boycott), bistec (ingl. beefsteak), bléiser (ingl. blazer), breque (ingl. brake), buldócer, (ingl. bulldozer), champú (ingl. champoo), tique (ingl. ticket).

Algunas voces se adaptan con doble pronunciación y escritura como los anglicismos basketball y baseball que se adaptan al español básquetbol y béisbol (pronunciación grave o llana) y basquetbol y beisbol (pronunciación aguda y preferida en nuestro país). Boomerang se adapta a nuestro idioma con doble acentuación gráfica: búmeran, invariable en plural, y bumerán con su plural bumeranes.

Hay casos en los que el extranjerismo entra tal como se escribe en la lengua de origen, porque la voz española propuesta no cuaja entre los usuarios. Es lo que ha ocurrido con la voz inglesa chat y el verbo chatear, frente a las propuestas cibercharla y ciberplática. En ocasiones, la voz adaptada se autoriza con doble escritura. Así, la voz inglesa banjo (‘instrumento musical de cuerda, de caja redonda y largo mástil’) se adapta a nuestro idioma con doble grafía: banyo y banjo, aunque se prefiere la primera. Procedente del topónimo bikini, nombre de un atolón de las islas Marshall (uno de los países más jóvenes de Oceanía), este atractivo traje de baño de dos piezas se ha hispanizado biquini, menos difundido que el anglicismo incorporado como tal en nuestro idioma: bikini.

Del francés se han hispanizado, entre otras, voces como afiche (fr. affiche), bulevar (fr. boulevard), carné (fr. carnet), carrusel (fr. carrousel), casete (fr. cassette), champán (champagne), brandi, (fr. cognac), brocheta, la carne asada ensartada en una varilla (fr. brochette).

Hay galicismos de reciente hispanización, como baguette, la barra de pan larga y estrecha (fr. baguette). Otros son menos recientes como carné, la tarjeta de identidad (fr. carnet); bufé, la comida servida de una vez en la mesa para que los comensales se sirvan a voluntad, es adaptación gráfica de la voz francesa buffet. Su plural es bufés. El despacho de un abogado se designa con la voz francesa buffete, adaptada con la grafía bufete y su plural bufetes.

Pero en general, los galicismos hispanizados son de vieja data. Así, la voz francesa cabaret, se hispaniza cabaré con su plural cabarés. Caché, sustantivo que significa ‘distinción, elegancia’, es adaptación gráfica de la voz francesa cachet. Chance es un galicismo crudo proveniente de la voz francesa chance. Chasis, armazón de un vehículo automotor, es una voz francesa que se adapta gráficamente a nuestro idioma con doble forma: chasis y chasís. Su plural es, respectivamente, chasis y chasises.

Del italiano se han hispanizado brócoli (ital. bróccoli), canelón (ital. cannellone), capuchino (ital. cappuccino), etc. Y la voz alemana bunker, que hace referencia al refugio blindado para protegerse de los bombardeos, se hispaniza búnker y su plural búnkeres.

En síntesis, los vocablos que se han adaptado a la forma hispánica son de varios orígenes: querubín (del hebreo kerubim), yudo (del japonés yu, blando, y do, modo), yoga (del sánscrito, yoga > unión, esfuerzo), yogur (del turco yoghur), wolfram o wolframio (del germanio wolfram > tungsteno), tungsteno (del sueco tungsten > piedra pesada), trío (del italiano trio > tres voces o instrumentos).

La lengua es un ente vivo que nace, crece y se va transformando con el uso. Muchas palabras que hoy nos puedan parecer “contaminadas”, mañana resultarán no solo necesarias sino indispensables para la comunicación.

 

* Escritor y lingüista