•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A mi fraterno Bayardo Altamirano

 

Sumamente valiosas las ideas y las recomendaciones que sobre los problemas que atraviesa la comunicación social en América Latina, emanaron del taller que, bajo los auspicios del Centro Memorial Martin Luther King, se celebró reciente en La Habana, Cuba, y de la cual mi fraterno amigo, el ingeniero Bayardo Altamirano, nos da información en su artículo titulado “Para hacer un periodismo responsable”. (EL NUEVO DIARIO, 12/10/13).

Importante es conocer que la gran mayoría de periodistas y comunicadores de Latinoamérica están conscientes de la deformación que ha sufrido desde sus orígenes la comunicación colectiva de nuestros pueblos bajo el monopolio de empresarios inescrupulosos que así han tratado de imponer sus fines políticos y economicistas.

Conviene apuntar también que siempre han existido periodistas que han condenado y combatido desde sus inicios el monopolio informático que es en esencia imperialista, antidemocrático, mentiroso, tendencioso, amarillista, aunque se presente como defensor de los derechos humanos o, como dice el slogan de un diario local, “al servicio de la verdad y de la justicia”.

Me parecen acertadas las recomendaciones del Taller de La Habana, y que resume mi amigo Bayardo. Excelente que se denuncie lo que ocultan los medios al servicio del imperio, que se reconstruya la memoria histórica de nuestros pueblos, que se desarrolle una verdadera comunicación social desde la pluralidad psicosocial y cultural de nuestros pueblos.

Acertado es que se impulse la formación de una comunicación alternativa ante el monopolio informático del capitalismo salvaje, esta fue la propuesta que desde mediados del siglo pasado hizo la Unesco a través de la Comisión McBride, bandera que aún agitan desde sus puntos de vista las organizaciones periodísticas revolucionarias de esta América nuestra.

Magnífico es que se recomiende el periodismo investigativo desde la base de la rigurosidad y que se exija responsabilidad ante la pluralidad que implica el uso avasallador de las redes sociales.

Como aporte a la información que nos brinda mi fraterno amigo, debo decir que considero debe darse un renacimiento de ideas y procedimientos para construir el nuevo periodismo que todos anhelamos. Esto en todas las facetas y etapas que tienen que ver con el ejercicio del periodismo, pero cimentada en valores humanistas, en la defensa ecuménica a los derechos humanos, apego a la verdad en toda su profundidad y significado, con respeto absoluto a la ética y a una verdadera estética de la comunicación.

Un renacimiento para la comunicación social con visión científica del pasado, un pragmatismo moral en el presente y una apreciación más clara y real del futuro. Sería, desde el punto de vista utópico idealista, un rejuvenecimiento para una comunicación, dizque social, que se asfixia entre el comercio y la política, entre el libertinaje y los dogmas, entre contradicciones, hipocresías, la trivialidad, la enajenación y la mentira.

Como tú dices amigo, qué hermoso sería si la Unan o la Upoli recogieran el guante, Nosotros estamos a la orden.

 

* Catedrático de Periodismo