•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Que necesito enterrar a mi hijo a quien mataron en Afganistán”. —Lo siento señora, no podemos darle el dinero porque estamos en paro. “Que necesito tramitar mi pasaporte porque tengo que salir con urgencia del país”. —No podemos atenderle porque nuestra oficina se encuentra en paro. “Que necesito una constancia para evitar que me deporten”. —Pues lo deportarán porque estamos en paro. “Que queremos entrar al museo”. —El museo está cerrado porque estamos en paro. “Que soy un científico con un programa de investigación para la Nasa”. —Lo lamento, pero usted no puede seguir con su investigación porque estamos en paro. “Que no soportamos la acumulación de basura y demandamos que la recojan”. —Pues tendrán que soportar porque por el paro no hay quién la recoja.

El país que inventó palabritas como “ingobernabilidad”, “Estados fallidos” o“Estados malditos”, hoy acuña y hace famoso un nuevo término: “shutdown”, que significa cerca de 800 mil funcionarios del gobierno federal que son obligados a abandonar sus trabajos, y otros centenares de miles que trabajan sin recibir sueldos. ¿Cuánto durará el “shutdown”? Difícil pronosticarlo. Al caos actual le puede seguir otro peor, el techo de la deuda. Cerca del 100 % de su PIB solamente en deuda externa.

El imperio está llegando al cenit de su decadencia y es un barco a la deriva.

Siempre en la historia, los imperios en decadencia han conllevado un peligro siniestro. Porque en su desesperación se olvidan de que el ejercicio de la dominación requiere no solo de la coerción material, sino de recursos como la ideología, el derecho, la eficacia administrativa, o la diplomacia. Y su desesperación los induce a concentrarse en el uso de la bestialidad de la fuerza como único recurso. Con el agravante de que hoy la decadencia imperial que presenciamos sobrelleva el riesgo de la desaparición del planeta y de la especie.

 

* Planificador económico, historiador y sociólogo