•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este 29 de octubre en la Asamblea General de las Organizaciones de Naciones Unidas, de nuevo y por vigesimosegunda ocasión consecutiva, la inmensa mayoría del mundo ahí representado ha condenado de manera categórica el bloqueo contra Cuba, con una votación de 188 países a favor y solo dos en contra, Estados Unidos e Israel, aprobándose con esa contundente mayoría la resolución que reclama el cese del bloqueo contra el pueblo de Martí.

Dicha decisión es una victoria del pueblo de Cuba, en la que ha quedado demostrada que el mundo está con Cuba y contra la política del bloqueo estadounidense; se ha confirmado que esta aberrante política es violatoria del derecho internacional y de los derechos humanos del pueblo de Cuba.

El bloqueo es una de las tantas formas de agresión de la que es víctima Cuba por más de 54 años consecutivos; es una guerra económica que pretende la asfixia económica, sobre todo a través de la persecución y sanciones de las transacciones financieras y comerciales de Cuba, que impone severos obstáculos a la compra de alimentos y medicamentos, y en general al comercio exterior de Cuba, que representa el 78% de todas las afectaciones.

El daño humano del bloqueo contra el pueblo de Cuba es incalculable. El daño económico estimado hasta abril de 2013, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, asciende a un billón 157 mil 327 millones de dólares estadounidenses. Aun así Cuba mantiene altos índices de desarrollo humano, por encima de la media mundial de países altamente desarrollados y muy por encima de la media de América Latina; índices que serían mayores de no mantenerse esta anacrónica política de guerra económica contra el pueblo de Martí.

El único delito de Cuba ha sido decidir y construir su propio modelo político, económico y social, que en medio de las adversidades y grandes limitaciones que le impone el Bloqueo, ha alcanzado altos niveles de desarrollo humano y una práctica solidaria con decenas de pueblos, como ninguno otro país del mundo.

Y como ningún país del mundo, y en la historia, pueblo alguno ha sido sometido a agresiones de todo tipo, incluida esta guerra económica prolongada, feroz, severa y total, que es el bloqueo, que además de afectar profundamente la vida del pueblo cubano, también afecta al propio pueblo estadounidense en su derecho de tener relaciones y viajar a Cuba; y transgrede derechos de otros Estados por su carácter de extraterritorialidad, que implica la aplicación de sanciones por el gobierno de Estados Unidos a empresas, bancos y organismos de otros países que realizan transacciones con Cuba.

Y junto a dicha decisión debe multiplicarse y reforzarse la acción de la comunidad internacional, para que cese dicha política anacrónica, y se deje agredir a Cuba no solo en lo económico, sino en las otras dimensiones de la guerra, de la que ha sido y es víctima, y que ha afectado profundamente sus posibilidades de mayor desarrollo humano.

Nicaragua, una vez más, estuvo en primera línea de apoyo y solidaridad en las Naciones Unidas con Cuba y contra el bloqueo, y para que cesen las agresiones de todo tipo contra el heroico, noble y solidario pueblo de Cuba.

 

* Cientista Social e Historiador. Profesor UNAN-Managua. Presidente Coordinadora Nicaragüense de Solidaridad con Cuba.