•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cultura emprendedora: Disposición permanente a la solución innovadora de problemas y la transformación de obstáculos en oportunidades, tomando los riesgos inherentes a cada tarea, como retos motivadores para la acción.

Está demostrado que las universidades que tienen realmente incorporada en sus Misiones, elementos integrantes de la cultura emprendedora y promueven la comprensión y promoción de la misma, tanto en su cuerpo docente como en el personal de apoyo, generan en su comunidad estudiantil un mayor interés por lograr una educación integral que satisfaga las expectativas que los indujeron a matricularse en su centro de estudio.

La temática emprendedora no solo debe ser transversal, sino, envolvente. Se debe respirar, sentir la cultura emprendedora en cada hora de clase y los pasillos de los centros de estudio. La creatividad debe ser la aliada principal para abolir la enseñanza monótona y repetitiva, a fin de hacer de las aulas de clase sitios tan interesantes y motivadores como lo son las redes sociales y tantas otras aplicaciones cibernéticas que fascinan a nuestra juventud.

Hace quince años, cuando decidí incursionar más seriamente en este campo, la palabra emprendimiento y emprendedurismo no eran muy conocidas y menos utilizadas en el ámbito docente. De aquel tiempo a la fecha hemos avanzado, no en la cantidad y calidad de las acciones emprendedoras que necesitamos, pero hemos avanzado. Para seguir por este camino, es necesario fortalecer la acción y sicología emprendedora, cuidando que el tema del emprendedurismo, no se utilice como un elemento más del marketing para captar nuevos alumnos-clientes.

Al cuerpo docente le toca jugar un gran papel en esta tarea, si entendemos que además de facilitar el aprendizaje y destrezas en determinadas áreas del conocimiento, es imperativo que transmitan excelentes valores y motiven a sus discípulos a superar la mentalidad de copia y pega.

Los estudiantes por su parte, deben filosofar sobre la vida, sus talentos y aspiraciones. Aprobar exámenes a base de memorizar conceptos y repetir paradigmas, no debe ser la prioridad. El estudiantado debe tener como objetivos: adquirir conocimientos y generar nuevos mediante la investigación, pero sobre todo auto-realizarse integralmente. Si así lo hacen obtendrán buenas calificaciones en la universidad y principalmente en sus vidas.

Recuerdo uno de los consejos que daba a sus estudiantes, el docente de la película “La sociedad de los poetas muertos”: “Al leer no piensen solo lo que cree el autor, no olviden lo que ustedes creen, deben pelear por buscar cada uno su voz, porque cuanto más tarde empiecen, menos probable es que la puedan hallar”. Carpe Diem.

 

Chiquilistagua, noviembre 2013.

 

* Autor del libro “Éxito emprendedor”.