•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si en alguna ocasión tuviera la oportunidad de participar en un Foro Internacional de Filosofía, expondría la siguiente idea: reunir los pensamientos más importantes de todos los filósofos, desde la Grecia Antigua, hasta el presente, y establecerlos como ‘’Principios Universales del Pensamiento Humano’’.

Todo lo que han dicho los grandes pensadores de la Cultura Occidental nos compete. El descuido y la negligencia por su estudio serio y concienzudo, nos hace caer, una y otra vez en los grandes errores que ellos combatieron y que finalmente derrotaron.

A continuación expondremos sucintamente los pensamientos más característicos de cada filósofo o benefactor de la humanidad:

En primer lugar, colocamos a Sócrates con sus dos frases que trascendieron el tiempo y el espacio geográfico de la Hélade, a saber: “Conócete a ti mismo” y “yo solo sé…. que no sé nada”. Su discípulo, Platón, nos expuso el ‘’Mundo de las Ideas’’ como una dimensión aparte y espiritual, y con la creencia firme de que el alma humana es inmortal. El sostuvo ‘’La filosofía de la salvación del alma a través del conocimiento’’.

Posteriormente le seguiría Aristóteles. Él le dio valor a nuestros sentidos como fuente del conocimiento. Es el descubridor de la virtud tanto moral (como salud del alma), como intelectual. Él nos enseñó que la mente humana, en cierto sentido, es todas las cosas. Es decir, que, por medio de ella, se puede conocer todo el mundo objetivo. El es el descubridor de la teoría de las causas, formales, materiales, eficientes y finales.

Siglos después, y bajo la influencia del cristianismo, San Agustín, siguiendo a los neoplatónicos, llegó a la conclusión que la verdad está dentro de cada uno de nosotros. Y, por otro lado, tuvo la inspiración de decir que solo en Dios se encuentra la Sabiduría. Y a ella tenemos acceso por medio de una combinación entre la Razón y la Fe revelada.

Y en la Edad Media, Santo Tomás de Aquino llegó a definir la verdad, como la “adecuación entre la mente y las cosas”, siguiendo, en cierto sentido, el pensamiento de Aristóteles.

Ya en la Edad Moderna, Descartes hace el gran descubrimiento del “Cogito” o Razón, así como un método bastante original: “la duda metódica”. Era el comienzo del “pensamiento crítico’’ madurado definitivamente por Kant. Una frase verdaderamente hermosa de Descartes es la siguiente: “Nada nos pertenece, excepto nuestros propios pensamientos.” De su misma época es el gran Leibniz. Contemporáneo de Newton, este filósofo alemán es conocido como el filósofo más optimista de todos los tiempos.

A él le debemos el descubrimiento de dos tipos de verdades: las verdades de Razón y las verdades de Hecho. A las primeras le competen las verdades lógicas apoyadas bajo el “principio de no contradicción” y a las segundas, el “Principio de Razón Suficiente”. Este Principio puede ser aplicado por todo el mundo. Solo basta preguntar el porqué de las cosas y dar razones de las mismas.

También Leibniz tiene una frase bastante atrevida y que podría causar no poco escándalo a nuestros ateos y materialistas: “La existencia del espíritu es más fácil de demostrar que la existencia de la materia”. De este periodo, no podríamos olvidar al filósofo alemán, Emmanuel Kant.

Kant estableció para siempre un principio moral de suma importancia para la sobrevivencia social de la especie humana: “Trata en tu persona como a la de los demás, nunca como un medio, sino como un fin” en sí mismo.

Finalmente, Karl Jaspers, considera que debemos seguir los siguientes cuatro pasos para alcanzar una “filosofía del futuro’’:

Buscar la paz y la tranquilidad de la mente de una forma permanente;

Pasar del “nihilismo” contemporáneo a la asimilación de las antiguas tradiciones;

Buscar la pureza de las ciencias, como base de la verdad de nuestra filosofía, y,

Desear la utilización de la Razón como deseo sin límites para el diálogo y la comunicación entre los seres humanos.

La filosofía del futuro, independiente de sus especialistas, deberá ser Universal, o no será.

 

* Ph. D. Catedrático de Filosofía de Keiser University