•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El mar es recurso de extensas posibilidades si se sabe manejar. Con 5,000 kilómetros de costas, los mares centroamericanos guardan buena parte de nuestro futuro económico.

En 2008, en mi proyecto “Nicaragua, entre dos ríos, entre dos océanos”, propuse crear un “Corredor Marítimo del Pacífico y un “Corredor Marítimo del Caribe”, para unir la región por medio de dos flotas mercantes.

Ha señalado el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que si México y Colombia (o cualquier otro país del área), redujeran un 1% los costos de transporte, los ingresos por exportaciones aumentarían entre un 4% y un 7.9% respectivamente.

Una buena y efectiva red de comunicaciones es esencial para promover el desarrollo económico. La red de comunicaciones es la espina dorsal de un país que quiera avanzar.

En Brasil, únicamente exporta el 19% de sus municipios que, a su vez, se concentran en el 27% del país. El 77% restante está fuera de juego por carecer de vías adecuadas.

Nuestra región es alargada y casi todos sus municipios están próximos al mar o a vías fluviales. Falta lo más fácil de hacer: puertos, muelles, barcos, marineros, estibadores.

Una flota de naves mercantes que lleve mercancías de un país a otro, como red de buses. Con atraques en los puertos, bajando y subiendo mercancías y pasajeros. A precios módicos.

Desatascaremos carreteras. Ahorraremos vidas, tiempo, combustible. Irá la economía a más. Esas son políticas de desarrollo. Otras cosas, solo cantos de cigarra.