•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La religión católica llegó a nuestro país con la expedición de Francisco Hernández de Córdoba (1523-1524) quien fundó Granada y León viejo; fue la primera vez que se predicó el Evangelio en nuestra tierra por los misioneros que lo acompañaban. Diez años después, el 3 de noviembre de 1534, se constituía la primera diócesis en Nicaragua en la capital de entonces, León (todavía León viejo) con jurisdicción en Nicaragua y Costa Rica (hasta 1850). La erigió el papa Clemente VII, pero falleció antes de expedir la bula. Posteriormente la creación de la Diócesis de León fue confirmada por la bula “Aequum reputamus” (Hemos considerado) de Pablo III.

El primer obispo fue el Venerable Diego Álvarez de Osorio, lo cual curiosamente fue comunicado mediante una cédula de la Reina Consorte de España, Isabel de Portugal, esposa de Carlos V de Alemania y I de España, nieto de los reyes católicos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. Durante las ausencias del rey Carlos I, su esposa Isabel gobernaba de hecho.

En la Iglesia católica las provincias eclesiásticas las integran una arquidiócesis metropolitana y varias diócesis sufragáneas (de esa jurisdicción). El Arzobispo de la Metrópoli es “El Metropolitano” de la provincia con cierta autoridad sobre las diócesis sufragáneas. La Diócesis de León desde su fundación en 1534 hasta 1604 fue sufragánea de Sevilla (España), de 1604 a 1743 de Lima (Perú) y de 1743 a 1913 de Guatemala.

Hace un siglo, el 2 de diciembre de 1913, el papa San Pío X mediante la bula “Quum iuxta apostolicum effatum” (Con fundamento en lo expresado por el apóstol) creó la primera provincia eclesiástica propia de Nicaragua, la Provincia Eclesiástica Managüense que originalmente comprendía la Arquidiócesis de Managua (para entonces capital del país) con su Arzobispo Metropolitano Mons. José Antonio Lezcano y Ortega, teniendo como Obispo Auxiliar con sede en Matagalpa a Mons. Isidoro Carrillo y Salazar.

También se creaba la Diócesis de León, a cuyo frente quedó quien fuera el último Obispo de León con jurisdicción en todo Nicaragua y sufragáneo de Guatemala, Mons. Simeón Pereira y Castellón, a quien se le confirió también el nombramiento honorífico de Arzobispo Titular de Cízico (comunidad griega de la iglesia primitiva) como reconocimiento por haber tenido el episcopado leonés la extensión nacional que perdía. También la Diócesis de Granada, teniendo como obispo a Mons. José Piñol y Batres (guatemalteco) quien renunció a los seis meses sucediéndole Mons. Canuto José Reyes y Balladares; y el Vicariato Apostólico de Bluefields a cargo del fraile capuchino Mons. Agustín Barnau y Serra (español).

Los Arzobispos Metropolitanos de la Arquidiócesis de Managua y de nuestra Provincia Eclesiástica han sido: Mons. José Antonio Lezcano y Ortega, Mons. Alejandro González y Robleto, el Cardenal Miguel Obando y Bravo y Mons. Leopoldo José Brenes Solórzano (Mons. Julián Luis Barni fue interinamente Administrador Apostólico y luego pasó a ser Obispo de León).

El Vicariato Apostólico de Bluefields es “tierra de misión” y no una diócesis, pero se mantiene vinculado con la Provincia Eclesiástica Managüense y tanto el obispo como su obispo auxiliar son miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (las conferencias episcopales se integran con una o varias provincias eclesiásticas de un mismo país o de varios países).

El 2 de diciembre celebramos el Centenario de nuestra Provincia Eclesiástica propia de Nicaragua pastoreada actualmente por el Arzobispo de Managua y su Obispo Auxiliar, y los Obispos de León, Granada, Matagalpa, Estelí, Chontales, Jinotega y el Obispo de Bluefields y su Obispo Auxiliar.

 

* Abogado, periodista y escritor.

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com