•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tarde o temprano habrá una debacle mundial como resultado de tormentas solares acompañadas de rayos cósmicos que dañarían nuestra infraestructura en el espacio. Los eventos astronómicos no se pueden predecir con precisión. ¿Qué pasará si Ison interactúa con cuerpos en nuestro sistema solar? Nadie lo sabe, pero las partículas magnéticas podrían afectar los sistemas electrónicos, si no están protegidos.

La coincidencia de varios cometas fue algo inesperado. Los peligros de la cola de Ison en la que podríamos quedar envueltos quizás sea un peligro latente y sin mayores repercusiones y en el peor escenario de proporciones incalculables para todos los seres humanos, en todos los países del mundo.

Las manchas solares se relacionan a las tormentas que se proyectan con llamaradas que alcanzan muchos kilómetros desde la superficie solar, pero lo más peligroso de estas tormentas son las partículas cósmicas cargadas con gran energía que tendrían efectos en los sistemas electrónicos de toda naturaleza inventados por los humanos. Se dice en la Internet que una llamarada solar ya tuvo su efecto con Ison, el cometa que proviene de la nube de Oort o del cinturón de Kuiper.

El reciente cambio magnético del sol tiene un efecto más allá de Pluto. No quisiera pensar que eso tiene que ver con la aparición de estos cometas. Los satélites puestos en órbita son responsables de la mayor parte de la comunicación humana y de los mismos dependen los sistemas informáticos, redes bancarias, sistemas o redes eléctricas, cadenas de alimentos, sistemas de transporte y comunicaciones, etc. La vulnerabilidad es obvia, en el peor de los casos dichas partículas cósmicas pueden destruir semiconductores, circuitos y otros componentes de dispositivos en los satélites.

Por otro lado, la aparición de varios cometas y sus efectos, que desconocemos hasta el momento, serán utilizados por algunas sectas religiosas, ya que el ser humano se aterra ante la muerte.

Sin la intención de tener un tono apocalíptico, solo presento algunas ideas de manera fría y quizás un poco especulativa. Ante algunas acciones que ha tomado la NASA, supongo que las agencias de seguridad de algunos países, están preparando sus bunkers en caso de una catástrofe que no podamos predecir. Al menos una parte de nuestra especie tiene que sobrevivir.

Dado que cada vez más dependemos de nubes de computación o servicios basados en la interactividad de la Internet, de las tecnologías de información y comunicación (TIC), de sistemas informáticos para poder obtener servicios de comunicación, agua, energía, etc. desde hace tiempo, se debieran haber tomado medidas de carácter preventivo para tener la capacidad de mitigar en alguna medida el efecto de las partículas electromagnéticas o las manchas solares y de esa manera evitar una inminente catástrofe mundial.

Finalmente, los observadores de estos objetos celestiales, astrónomos y aficionados, saben que son miles y que tan solo conocemos del 1 al 2 por ciento de las órbitas de dichos objetos que provienen de la nube Oort y se desplazan por nuestro sistema solar y más allá. La fuerza de gravedad del sol sobre estos objetos tan distantes queda una vez demostrada con las trayectorias de los cometas.

 

* Docente, UNAN.