•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

5:37 A.M. Irrumpe religiosamente el silencio, el varonil sonoro anunciando el pan, los arqueados canastos típicos de Masaya cargados de cachitos y bolillos exquisitamente hechos a base de mantequilla llegan a nuestro Reparto. Posteriormente cargando sobre su cabeza un balde negro y sobre uno de sus brazos otro más pequeño de color azul la mujer con su viva voz nos anuncia la leche y la “leche-agria”; con la esperanza en su rostro y la Fe en su corazón otra mujer ya pasada las seis, con su voz fina y encantadora anuncia sus “cosa-de-hornos”.

El molino del barrio a tempranas horas se prepara para recibir las primeras tandas de maíz, posteriormente en casas vecinas el fogón encendido listo, las palmeadas se escuchan, las tortillas calientitas esperan por cada uno de nosotros, el canto de las aves coreando al de los gallos, repentinamente por segundos nos transportan a esas fincas o ranchos de los departamentos; rústicos carretones halados de caballos cruzan nuestras calles, camionetas vendiendo frutas, hueso, carne y verduras; algodones, crocantes y cajetas hacen además gala típica de nuestro diario vivir.

Bien se ha de decir que mientras unos dormimos otros sin embargo trabajan, es el caso de aquellos jóvenes que desde la Panadería Schick laboriosamente y con dinamismo elaboran panes deliciosos y reposterías de ensueño al paladar más exigente así como los emblemáticos polvorones. Al famoso Nacho, hombre de generaciones, aún le queda voz y vida para entregarnos el periódico de forma puntual y a la medida. Cerca de las siete, niñas y niños, jóvenes y adultos caminan presurosos unos a sus colegios, otros a sus trabajos o a diferentes compromisos matutinos.

Lo cierto es que en el Reparto Schick, como en otros barrios o colonias, hay gente trabajadora con sueños qué cumplir, gente que se esfuerza y te brinda la mano, guardan una sonrisa sobre sus rostros tiernos y otros cansados; se respeta la naturaleza en el frescor de sus árboles y en su niñez se va moldeando el nuevo rostro de la grandeza hecha varón, hecha mujer; el rostro humano de un reparto que despierta.

 

* Poeta.

caluizdelavega@hotmail.com