•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Wealth–X es una red privada que estudia la acumulación de riqueza en el mundo. Clasifica como “ultrarricos” a las personas que tienen una fortuna de US$30 millones o más. En su último informe sobre la “ultrarriqueza” en el mundo, 2012-2013, Nicaragua aparece con 190 “ultrarricos”, que como conjunto concentran US$26,000 millones. Más “ultrarricos” que en El Salvador, Panamá y Costa Rica, países todos que tienen un PIB/per cápita bastante más elevado que Nicaragua.

La información que suministra Wealth–X es coherente con el patrón oficial de política económica que tenemos, administrado por el FMI; y da cuenta de adónde va a parar el excedente del modesto crecimiento que ha tenido Nicaragua durante el gobierno actual. Además, la “ultrarriqueza” en Nicaragua crece velozmente. En el lapso de un año, 2012-2013, el número de “ultrarricos” pasó de 180 a 190. Aumentó en un 5.6 %. Mientras, según el Fideg, la pobreza medida como ingreso monetario tardó cuatro años en disminuir un magro 2% (del 2009 al 2012 pasó del 44.7 % al 42.7 % de la población).

Esta disminución, como otros logros sociales existentes (mejora de la ingesta alimentaria, progresos en salud y educación, programas para autorreparación de viviendas, etc.), son el resultado de políticas que responden a un vector opuesto al patrón oficial, impulsadas por la ayuda venezolana y nuestra membresía en el ALBA. Es decir, existen a pesar y oponiéndose a la racionalidad del patrón oficial, FMI, de política económica.

Los datos de Wealth–X también permiten formular algunos ejercicios académicos. Por ejemplo, el siguiente. Se puede fijar el límite de la “ultrarriqueza” en US$20 millones; a partir de este límite los “ultrarricos” podrían seguir acumulando riqueza, pero a condición de cumplir con determinadas obligaciones frente al Estado, como subordinarse a un mecanismo fiscal de imposición (se podría especificar si sobre la renta, sobre el patrimonio, o sobre ambos, así como la magnitud del porcentaje) que le permita al Estado elevar el presupuesto para educación, salud, cultura, reflexión y diseño estratégico, inversión productiva, y erradicación de la pobreza. Podría continuar con los ejercicios…

La formulación que arriba infiero es un simple ejercicio académico útil para insistir en que una fiscalidad fuertemente progresiva que tase las rentas más elevadas y la exportación de capital, constituye uno de los componentes claves para la construcción de un modelo alternativo de política económica, que nos libere de la catástrofe anunciada hacia donde nos conduce el vigente tutelaje FMI.

La viabilidad política de mi ejercicio académico es una cuestión que no abordo en este texto. Me dispongo hacerlo en un próximo artículo.

 

* Planificador económico, historiador y sociólogo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus