•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Quien pueda tomarse unos segundos y figurarse cómo será el tráfico vehicular en los próximos tres años, probablemente se imaginará un infierno, no obstante, se quedará aun muy corto en su visión, puesto que a lo que verdaderamente nos estamos acercando es a un colapso total del tránsito vehicular en la capital.

El tráfico desde y hacia carretera a Masaya ha agotado la capacidad de diseño. La reciente ampliación de un pequeño segmento de esa ruta fue solamente un paliativo ineficaz, cuya holgura quedó superada de inmediato, dejando expuesta la insostenibilidad de la situación.

Más allá de las visiones caóticas, lo que sí deja perplejo es la olímpica pasividad de la administración edilicia, en plantearse verdaderas soluciones sistémicas al acuciante y monstruoso problema vial.

Algunas experiencias exitosas integrales apuntan a que el desarrollo de un transporte público de calidad, entre otro grupo de medidas complementarias, deben realizarse para evitar el desastre:

Migración hacia un solo sistema de transporte vial estandarizado y con carril exclusivo de circulación. La experiencia de Transmilenio en Bogotá es una de las más exitosas del mundo. Enrique Peñalosa, exalcalde de esa urbe, consultor de diseño de ciudades eficientes, ha señalado que el transporte público de calidad es la única forma de expresión real de democracia y equidad. La creación de estaciones de trasbordo de transporte público y privado, en puntos claves del casco urbano de Managua, deberían ser considerados urgentemente.

Demarcación de áreas peatonales vedadas al tránsito vehicular. Esto es mucho más que urgente, es para ayer mismo. El proyecto de la Managua peatonal debería ser prioridad uno. Las zonas desde la Rotonda Centroamérica–Altamira hasta Catedral deberían ser gradualmente migradas para el uso peatonal y de bicicletas, contando en sus extremos terminales de enlaces o troncales hacia otras partes menos congestionadas de la ciudad. La circunvalación concéntrica de Managua debiera ser una obra vial impostergable.

Ciclovías. Para que se promueva el uso masivo de la bicicleta como alternativa de transporte, se debe primero iniciar cuanto antes las ciclovías –requieren una baja inversión relativa- para que le brinden condiciones y dignidad al ciclista. Es increíble cómo alguien se expone a la muerte con este tipo de vehículo, ya que las administraciones municipales han invisibilizado al ciclista, exponiéndolo a ser carne prensada de los automotores, sin la mínima condición para su circulación segura. Estas ciclovías deberían conectar eficientemente las principales áreas industriales y centros de oficinas. Paralelamente, el uso de la bicicleta debería ser estimulado como una política municipal, no solamente en Managua, sino en las cabeceras departamentales con la misma enfermedad. Habría necesidad también de estimular el cambio cultural, por ejemplo, mediante la emisión de créditos fiscales a las empresas para dotar a su personal de estos insuperablemente eficientes vehículos de transporte. Ámsterdam tiene un 38% de uso de bicicletas, y un millón de ellas, para 2.4 millones de habitantes; ¿si esto lo hace un rico país europeo, por qué no nosotros, el segundo país más rico, pero solo después de Haití?

“Pico y placa”: Esta medida establecida por Peñalosa en Bogotá en 1998 es ya absolutamente necesaria en nuestra capital. Restringir terminaciones específicas de placa en las horas pico. Es la más simple de hacer cumplir por los reguladores.

Inversión temporal de carriles en horas pico: Panamá ha establecido desde hace años esta modalidad controlada por reguladores de tránsito. Es absurdo que a las 6.00 pm la carretera hacia Masaya se halle colapsada, y desde allá, esté con un tráfico muy bajo, pudiendo utilizarse al menos dos de sus carriles de regreso para descongestionar el tráfico saliente.

“Una ciudad verdaderamente avanzada no es aquella en donde todo el mundo tiene vehículos de alto precio, sino en donde los ricos utilizan el sistema de transporte público”, puntualiza Peñalosa, otrora exitoso alcalde, ahora también convertido meritoriamente en un brillante científico social.

 

www.cambioculturalconsultores.net