•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Así es, todos deseamos algo para Navidad. En la medida que transcurre el tiempo nuestros anhelos se tornan complejos como la propia vida. Atrás van quedando las cartas al Niño Dios en la que pedimos nuestros juguetes preferidos, ya no son carritos, metralletas, muñecas Barbie, ni pelotas de fútbol. No. Ahora es el PlayStation y una buena dosis de juegos, una serie de maravillas tecnológicas que entretienen a los chavalos sin que logren derramar una sola gota de sudor en la comodidad del sofá de la sala o en la cama de la habitación.

Los mayorcitos ya no piden la bicicleta último modelo, la pelota FIFA, el bate, la pelota y el guante de béisbol mucho menos los guantes de boxeo. Quieren el IPhone, una mini laptop, acceso a internet 24 horas al día para pasársela “conectado” con sus amigos y amigas. La ilusión del viaje a Disney World se les olvidó porque lo viven a diario.

A los dieciocho años quieren una motocicleta, aunque sea una Jialing, argumentando que así son más puntuales en el colegio, pero en realidad la necesitan para pasear a la jaña y escurrirse en cómodos lugares lejos de la vista de nosotros, sus padres. Y así, velozmente y sin precauciones, nos hacen abuelos a edad temprana si es que sus restos no quedaron esparcidos en el asfalto.

Si superaron esa etapa, si siguen vivos, quieren sacarse la lotería para pagar las deudas que han contraído porque, al estar acostumbrados a la vida fácil y a los salarios hambrientos que reciben, si es que él y ella tienen empleo, se encuentran hasta el cuello de jaranas. Por eso el esperado aguinaldo, el de verdad, no el Toledo, ni dos días les aguanta.

Y en ese estado, con sutileza recurren a nosotros. “Qué le vas a regalar a los nietos”, dice ella. ¿Cómo? ¿Y a mí quién me va a regalar algo? “Hacé tu cartita para el Niño Dios, tal vez te perdona todos los pecados”, responde, da la vuelta y se aleja. Y me deja pensando en los deseos en esta etapa de mi vida. Honestamente lo que deseo es inalcanzable, un overhaul personal y del medio en que vivimos, es demasiado.

 

http://hillron.blogspot.com