•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Es posible acabar con la pobreza que persiste en nuestra Nicaragua y lograr una igual distribución de la riqueza? ¿Existe una forma de que los trabajadores obtengan mejores salarios, que bajen los precios al consumidor y que nos liberemos de la dependencia de organismos financieros multinacionales y países donantes? De ser así, ¿cuál es la fórmula que permitiría alcanzar lo anterior en medio de tanto escepticismo?

La fórmula es: aplicar la reforma tributaria que propone el fallecido economista estadounidense Henry George en su libro “Progreso y Miseria”.

La propuesta de George consiste en eliminar los impuestos que gravan la producción y el consumo (IVA, aranceles de aduana, etc.) y establecer un único Impuesto sobre el Valor de la Tierra (IVT) con el que se recaude -como su nombre lo dice- el valor real de las tierras y los recursos naturales que se explotan a través de concesiones y grandes monopolios.

Diariamente escuchamos en los medios de comunicación que para poder salir de la pobreza, Nicaragua necesita duplicar su crecimiento económico, lo cual se consigue atrayendo más inversión. Dicho remedio lo repiten o lo recetan analistas económicos, catedráticos, funcionarios del gobierno, personalidades y dirigentes de la sociedad civil. No obstante, ¿realmente crecer al doble es la panacea para eliminar de una vez por todas la tan devastadora y temida pobreza?

Si le consultásemos a la mayoría de gente, nos respondería que sí, porque eso es lo que dicen los entendidos en economía. Asumiendo que tal afirmación es cierta, ¿por qué el término pobreza no es ajeno a los países avanzados?, ¿no debería ser exclusivo de los países “en vías de desarrollo”?

La verdad es que, incluso, en las naciones más ricas (Estados Unidos, Japón, China, Inglaterra, etc.), la pobreza es un mal que no ha podido ser desterrado. ¿Será posible? Yo también pensaba, o mejor dicho, creía que mayor progreso era igual a menor pobreza, hasta que conocí la propuesta de Henry George en su libro “Progreso y Miseria”, durante el curso de Economía Política que impartió de forma gratuita el estadounidense Paul Martin, Director del Ceigh, en nuestro país.

Henry George habla de convertir la tierra -que es administrada como propiedad privada- en propiedad común, de tal manera que todos tengan el mismo derecho de acceder a la misma para trabajar y que gocen de sus beneficios. Para George la verdadera causa de la pobreza es la injusta distribución de la riqueza, originada a su vez por la desigual tenencia de la tierra. Esto significa que la tierra está concentrada en poder de una minoría.

Cualquiera que esté interesado en conocer más sobre el remedio de Henry George y su teoría sobre la causa de la pobreza en medio del progreso, puede visitar el sitio web www.ceigh.org, inscribirse en el próximo curso gratis de Economía Política que impartirá el señor Paul Martin en el Ceigh, o escriban: “entrevista a Paul Martin del Ceigh”, en youtube.com

 

* Licenciado en Comunicación Social.