•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Entramos al 2014 de la era cristiana, asumido como calendario mundial, aunque apenas un tercio de la Humanidad profesa el cristianismo.

Irán y Afganistán entán en el año 1392. El año persa comienza en el mes de farvardin, equivalente al 12 de marzo del año cristiano. El calendario islámico está en 1434. Los coptos de Etiopía viven en 2007. El calendario chino nació alrededor de 2637 a. C., con cinco ciclos de doce años, cada uno de ellos gobernado por un animal. Cada 10 de febrero comienza el Año Nuevo chino. En febrero de 2014 será el año 4651.

Calendarios hay unos cuantos, porque distintas culturas, sociedades y religiones elaboraron los suyos según sus hechos. Los calendarios, in embargo, son una ficción. Nacieron como realidades religiosas o prácticas, para organizar vidas, negocios, cosechas, efemérides...

En Física, la “flecha del tiempo” define la experiencia vivida por cada uno de nosotros, de que el tiempo va en una única dirección: de pasado a futuro, nunca al revés. Esa es la sustancia de nuestra percepción del tiempo. En 1905, Einstein demostró que esa percepción era falsa. La Teoría de la Relatividad demuestra que el tiempo no es absoluto. Que la percepción que tenemos es una ilusión.

En Física no existe pasado ni futuro. El tiempo puede, incluso, que ni siquiera fluya. La teoría de los agujeros de gusano dice más: podríamos viajar al pasado. ¿Complicado? Sí, pero continuemos. 2014 sigue siendo la medida.

 

az.sinveniracuento@gmail.com