•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Qué bueno que a estas alturas de diciembre del 2013 ya mucha gente habla del Canal con gran entusiasmo; hablan los políticos, hablan los funcionarios, hablan los ambientalistas, los periodistas, los estudiantes, los académicos, los empresarios y todo mundo, sin que nadie les diga que están locos o ilusos, como nos solían decir, no hace mucho tiempo, a los miembros de la Fundación Gran Canal de Nicaragua cuando andábamos promoviendo el proyecto canalero de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, de universidad en universidad, de partido político en partido político, de gremio en gremio etc, etc.

Ya nadie habla en términos peyorativos ni descalificantes, lo que me parece fantástico, pues es como darnos la razón de que lo que nosotros promovíamos; que valía la pena y no era ninguna quimera, ningún sueño, ninguna locura. Por el contrario, era algo que sabíamos posible, y hoy gran parte de la población nicaragüense cree que el Canal va y que va a ser una realidad en el corto tiempo.

Valió la pena todo el esfuerzo que hicimos, y debemos agradecer públicamente a tantos que nos acompañaron en esta labor, como el embajador Adolfo Evertz Vélez, el licenciado Sergio Perezalonso, el periodista Raúl Arana Selva (q.e.p.d.), el doctor Jaime Espinoza Ferrando, el licenciado Rigoberto Vanegas y muchos más; y felicitarlos a todos, pues no fue prédica en el desierto, ya que la idea caló, y prueba de ello es que ya se está trabajando en el proyecto.

Hay que tener presente que para que el proyecto llegue a ser una realidad, es necesario que se conjuguen una serie de factores que son condición “sinequanon” para que los inversionistas internacionales inviertan en este proyecto, y para eso hay que entender la lógica de los inversionistas.

Cuatro son los factores o condiciones primordiales, a saber:

1) El gobierno debe de garantizar la seguridad jurídica en Nicaragua

2) Todos los estudios atingentes al Canal deberán ser hechos por empresas internacionales de prestigio mundial.

3) En la estructura accionaria la mayoría deberá estar en el sector privado por un tiempo prudencial.

4) El gobierno central deberá garantizar paz y estabilidad política, social y económica en todo el territorio nacional.

Las tres primeras condiciones arriba mencionadas, ya están dadas, pero en cuanto a la cuarta el Gobierno Central es el llamado a garantizar esa paz y esa estabilidad permanente; paz y estabilidad que no se pueden garantizar por las armas, sino por medio de una gran concertación y entendimiento con todos y absolutamente todos los sectores de la sociedad nicaragüense.

Esperamos, pues, que todo esto lo pueda garantizar el Estado, ya que si una sola de esas condiciones falla, sería muy difícil hacer realidad el proyecto del Gran Canal.

 

* Fundación Gran Canal de Nicaragua.

jorgehuezo2013@yahoo.com