Luis Rocha
  •  |
  •  |


“Dice el Rey –inició las pláticas el de Managua– que él gobernará por decreto y tal y como estaba previsto, durante una misa cantada para adormecer a Carlos Fonseca, impuso los CPC que la Reina le había pedido para Navidad.  Se habrá sentido alguien así como Jesús dándole gusto a la Virgen en las bodas de Caná, y rellenando las vasijas con vino. Mientras tanto en Venezuela le dijeron ¡NO! al continuismo de Chávez a través de la reelección interminable, pecado mortal que como se sabe en América, tarde o temprano, subleva a los pueblos que nunca  estarán dispuestos a supuestamente gozar de igualdad y progreso, sacrificando su libertad. El combo francés de libertad, igualdad y fraternidad, es de primera, a sabiendas de que la libertad es el principal ingrediente. En cuanto a gobernar por decreto no es nada nuevo para nuestro Rey, pues lo había hecho desde los tiempos en que fue miembro de la Junta de Gobierno y después Presidente, cuando el pueblo también era presidente a través de los Cara al Pueblo, aunque no pudiera evitar el Servicio Militar Patriótico de sus hijos enviados a la muerte para construir esta actualidad que padecemos.” El de Masatepe rezongó: “Lo que pasa es que ahora que los CPC de la Reina han quedado fuera de la ley, su consorte dispone que están, por gracia de su majestad y complicidad de la Convergencia, por encima del Parlamento.  Es de suponer que este hecho histórico marca la transición de un régimen presidencialista hacia uno parlamentarista, en donde tal y como los mal pensados pronosticaban, el Parlamento queda anulado como Poder y su existencia teórica supeditada a los consejos que desde el Poder verdadero le da el ciudadano monarca.”

“¡Elemental, nuestro querido come ñundo!”, exclamó eufórico un colado en la comitiva de caminantes, y Caresol agregó: “La verdad es que la semana pasada, así como ésta, estuvo llena de chistes políticos. Uno de los mejores fue el de calificar, por parte del Rey y sus bufones, el cambio que vivimos como de modelo alternativo, pero como dice en Masatepe el Bachiller Lora, a nadie escapa que efectivamente este es un modelo alternativo a la democracia, o dicho en Román Paladino, una dictadura en vivo y a todo color montada con ese eufemístico calificativo, con la complicidad de la convergencia.”  Lo interrumpió Watson: “Por eso es que Sherlock y yo vivíamos diciendo que aquí si no nos rebelamos nos revelamos como pendejos, pues nada nuevo, repito, es que hoy al Rey se le haya antojado gobernar por decreto, cuando sabido es que ya –como en los casos del Olof Palme, Presidencia en su casa o lo de la Fuente– lo había venido haciendo por medio de sus memorandums que cumplen a rajatabla sus más allegados.  El caso es que gobernados por decretos o memorandums, somos un pueblo oprimido por la infalibilidad de los monarcas que siempre hacen lo que les viene en gana y para muestra un botón del Rey a propósito de los CPC y su antaño promovido parlamentarismo: Si ellos no aprueban esa ley en beneficio del pueblo, yo la voy a aprobar.  Y punto.”

Casi brincó Caresol: “¡Elemental, nuestro querido Watson!” Y sacándose de una de sus mangas negras una especie de pergamino, lo leyó en voz alta: “Por el presente decreto, en mi calidad de ciudadano independiente del Principado de Masatepe, doy por abolida cualquier Ley, provenga de donde provenga, que intente prohibir mañana las populares celebraciones de La Gritería, que culminan el día ocho con la de la Inmaculada Concepción.  Decreto que se diga: ¡Quién causa tanta Alegría! Y se responda: ¡La Concepción de María! Decreto que los monarcas se comporten como laicos y no vayan a politizar esta celebración, aunque sea por respeto a quienes en ella participan. Decreto que se sigan al pie de la letra las instrucciones de la policía, que día a día vela cada vez con mayor eficiencia por el bienestar de la ciudadanía. Decreto que la Corte Suprema de Justicia abra sus cuentas de ahorro para que todos los narcotraficantes de Nicaragua depositen ahí sus dólares con toda confianza y la seguridad de que estarán a buen resguardo.”

Cuando hubo pasado la risa que desataron los decretos de Caresol, el de Managua, a petición de todos, dijo: “Resulta pues que durante mi estadía en México, tal y como ya conté, me celebraron mi cumpleaños gracias a que Vidaluz Meneses anduvo con el chischil por todas partes, y un trovador que ahí estaba me regaló, cantándola, esta décima que dijo era de circulación internacional:

Con Chávez y ½ Evo / y Correa en Ecuador  / no sé si le irá mejor  / al sur en su empeño nuevo. / Les puede costar un huevo / lograr la difícil fragua. / Talvez le cambien la enagua / a esta América en su estado /  pero va a estar complicado  / con Daniel en Nicaragua.

luisrochaurtecho@yahoo.com