Carlos Alemán Ocampo
  •  |
  •  |



En los últimos años por urgencias demográficos, organización política o tal vez hasta por intereses políticos se han creado nuevos municipios, los cuales son tan nuevos que todavía no tienen establecidos sus gentilicios, algunos de ellos son lugares antiguos, con nombres conocidos como Pantasma, Tuma-La Dalia, La Desembocadura de Río Grande, Ciudad Sandino o El Crucero, Cuá- Bocay y al parecer ahora se separa Bokay (Bocay) y, río abajo, sobre el Río Bocay, existe la comunidad de Ayapal, aunque no tiene calidad de municipio, en el futuro puede tenerla, por la importancia geográfica, la cantidad de habitantes y la capacidad productiva.

Para Fantasma desde la época colonial existía el gentilicio similar a los managua, los Masaya, los pantasma, como en el caso de los habitantes de Rama Kay, son simplemente los rama, al contrario de los habitantes de ciudad Rama que son rameños. Para la gente de la Desembocadura, como se trata más bien de una región con sus propios poblados, sus habitantes no se han visto en la necesidad de crear el gentilicio, porque existen los poblados, y como casi todos son miskitos, a excepción de la cabecera municipal, Karawala que es úluas estos adquieren el gentilicio de su comunidad que se forma con “wina” walpawina, karawalawina, bilwiwina.  Una desinencia de origen indígena es –eco, como en Guatemalteco, quezalteco, pero no es de uso en Nicaragua

Para estos municipios tan cercanos a Managua o del departamento de Managua, que son managuas por la pertenencia departamental, pero por la pertenencia municipal deben tener establecido su gentilicio. Por lo general los gentilicios se forman por el uso que se hace costumbre y de allí entra a la lengua oficial. En Nicaragua hay varias desinencias para los gentilicios: -ano, en el caso de chinandegano; -ino en el caso de granadino; eño en el caso de diriomeño; -ense en el caso de rivense; -es en el caso de leonés. En este caso podríamos decir que el principal de todos es –ense por la desinencia del gentilicio nacional: nicaragüense. Aunque este no sea el más abundante del país. He oído algunas discusiones con relación a Ciudad Sandino, con varias propuestas. Veamos algunas: Sandinista no puede ser porque la desinencia –ista indica pertenencia a un grupo o indicación gremial: es el caso de dentista, ebanista, economista; o grupo  en sandinista, hasta se hablaba de chamorrista  hace ya un buen tiempo caída en desuso popular y queda como arcaísmo en el habla nicaragüense. Sandinero, la desidencia -ero, por lo general indica oficio: zapatero, carpintero, pailero, maderero. Para Ciudad Sandino propongo: sandinense, para usar la desinencia de nicaragüense. Además la desinencia –ense es elegante y está como dijimos en nicaragüense.

Managua