•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El fraude masivo cometido por Bernard Madoff y descubierto en 2008, sobrepasó los 60,000 millones de dólares y está considerado como uno de los mayores fraudes de la Historia y el mayor fraude cometido por una sola persona en la historia financiera de los EE.UU.

Madoff fue presidente del consejo de administración del índice Nasdaq de EE.UU., uno de los más importantes mercados electrónicos de acciones del mundo, lo que le dio gran credibilidad en el ámbito financiero. En 1960 fundó la sociedad Bernard L. Madoff Investment & Securities, que le sirvió de fachada para captar las inversiones de personas adineradas.

El fraude consistió en tomar capitales de grupos inversores, aseguradoras, banca privada, banca internacional, fondos de inversión, fundaciones, personas físicas y otros, que codiciosamente asumían elevados riesgos de inversión ante la promesa de recibir altos rendimientos (entre 10% y 12%, independientemente de los vaivenes de los mercados).

Los rendimientos al principio fueron efectivos, pero después se evidenció que consistían en un esquema piramidal Ponzi, que ha sido empleado en varios países, incluyendo Nicaragua, para cometer fraudes empresariales. Bajo ese esquema las ganancias se pagan cumplidamente a los clientes antiguos con los fondos que aportan los nuevos clientes.

Teóricamente, Madoff colocaba los recursos en fondos de inversión libres (hedge funds), que tienen regulación laxa y alta capacidad para aplicar estrategias arriesgadas por su flexibilidad para la búsqueda de altas rentabilidades en cualquier situación de mercado. En la práctica solo una pequeña porción era invertida y el resto se usaba para pagar rendimientos a los inversores antiguos. El esquema funcionó hasta que la pirámide se derrumbó por la disminución de nuevos clientes y los crecientes retiros de capital, ocasionados por la crisis financiera internacional que explotó en 2008.

El fraude descubrió enormes debilidades del sistema de regulación y supervisión estadounidense, que impidieron que fuese descubierto por los bancos con los que Madoff operaba o por el ente regulador y supervisor del Mercado de Valores, la Securities and Exchange Commission (SEC). El 29 de junio de 2009 Madoff fue sentenciado a 150 años de prisión.

El asunto Madoff resurgió en diciembre 2013 por una demanda presentada en la Corte del Distrito Sur de Nueva York contra JPMorgan, en la que dos inversores afectados acusaron al banco de complicidad con Madoff. JPMorgan era el banco a través del cual se gestionó el esquema Ponzi, moviendo grandes cantidades de dinero de una cuenta a otra a petición de Madoff.

Los querellantes apuntaron que el banco debería haber sabido que las actividades de Bernard L. Madoff Investment & Securities eran “sumamente inconsistentes” con las de una firma de inversiones, y que la decisión del banco de mantenerse en silencio mientras Madoff seguía perpetrando su fraude, se basó simplemente en la avaricia de los funcionarios bancarios ante los enormes beneficios percibidos por su papel en la estafa Madoff.

A comienzos de enero 2014 se conoció públicamente que JPMorgan está dispuesto a pagar hasta 2,000 millones de dólares y otras concesiones, a las autoridades y afectados, a cambio de que no se presenten cargos criminales contra la entidad.

El fraude Maddof ejemplifica los turbios manejos de muchos grandes bancos y entidades de Wall Street, que contribuyeron a generar la crisis financiera del 2008. Asimismo, justifica el fortalecimiento de la regulación y supervisión micro y macroprudencial con la ley Dodd-Frank (2010), que representa la mayor reforma financiera aprobada por EE.UU. desde la Gran Depresión en los años 30.

 

* Economista, MBA.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus