Bayardo Altamirano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático, panel científico de referente del tema, ha publicado dos informes. Uno en 2007 y otro en septiembre 2013, su nuevo reporte mundial sobre el estado del clima. Muestra un panorama sumamente preocupante y afirma contundentemente que el cambio climático es causado por la especie humana. Claro que no, sino por el modelo industrial capitalista de producción y consumo.

A pesar del conocimiento de que dispone, el IPCC considera soluciones falsas, geoingeniería, aun reconociendo los grandes riesgos que conlleva. Es señal que estas propuestas altamente especulativas hayan sido incluidas en el resumen del IPCC para evitar la confrontación con empresas y gobiernos, causantes de la crisis climática.

El nuevo informe sostiene que los cambios observados en el clima no tienen precedente en los últimos milenios. La atmósfera y el océano se calientan, el volumen de nieve, hielo y glaciares disminuye, el nivel medio global del mar se eleva y las concentraciones de gases de efecto invernadero aumentan.

Las tres décadas pasadas han sido más calurosas que cualquier década precedente. En el hemisferio norte, el periodo 1983 a 2012 ha sido el más cálido en mil años. En el periodo 1901-2010, el nivel del mar medio global aumentó en 0.19 m. En el escenario optimista esta cifra podría duplicarse en este siglo.

La concentración en la atmósfera de los tres gases de efecto invernadero más graves, dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, aumentó a niveles sin precedentes en 800 mil años. La concentración de CO2 aumentó 40% desde la era preindustrial, debido a emisiones de combustibles fósiles y a emisiones por cambios en el uso de la tierra, deforestación y agricultura industrial.

Las emisiones fueron mayores, pero los océanos absorbieron cerca de 30 por ciento del dióxido de carbono, causando su acidificación. La acidificación ya significa un problema serio para los corales y crustáceos que están al inicio de la cadena alimenticia marina. No pueden formar sus caparazones.

La temperatura media ha aumentado 0.85 grados en el último siglo. El escenario optimista indica que a final del siglo la temperatura aumentará en promedio 1.5 grados y el pesimista un mínimo de 4.8 grados. Sería catastrófico por las afectaciones gravísimas en cultivos, aumento de nivel del mar, fenómenos climáticos extremos, desaparición de glaciares y fuentes de agua. Pero aún el escenario de 1.5-2 grados, significa que habrá peores impactos como los que ya sufrimos.

Sorprende que en su resumen dirigido a responsables de políticas, haya incluido la manipulación tecnológica, deliberada y a mega-escala, del clima, con el objetivo de contrarrestar los efectos del cambio climático. Geoingeniería. Aunque reconoce que esta tiene altos impactos y conlleva efectos colaterales y consecuencias de largo plazo a escala global.

Sugiere que las técnicas de manejo de la radiación solar, para crear inmensas nubes volcánicas artificiales para tapar la luz del sol, son factibles, tienen el potencial para revertir el aumento global de la temperatura. Absurda simplificación que esconde la naturaleza especulativa y la complejidad práctica de las propuestas, que podrían tener inmensos impactos, alterando los patrones de lluvia y viento de Asia y África. Pondrían en riesgo las fuentes de agua y alimentación de 2 mil millones de personas.

Para evitar confrontar los intereses de trasnacionales y gobiernos poderosos, no asume su responsabilidad de señalar sin tapujos las causas y los responsables del caos climático. Especula, nada científicamente, sobre el uso de geoingeniería, que dejaría intactas las causas, calentando cada vez más el planeta.

 

* Docente, UNAN-Managua.