•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Ley DF aprobada en el año 2010 establece requerimientos muy exigentes de capital y fuertes restricciones a la toma de riesgo de las entidades financieras estadounidenses. También pone mucho cuidado en definir claramente el ámbito de las responsabilidades de los reguladores y supervisores, a fin de evitar duplicación de funciones y dilución de responsabilidades. Además, faculta a las entidades reguladoras a cerrar cualquier entidad financiera en problema y a regular el mercado de derivados.

La nueva ley creó dos entidades que son fundamentales para el funcionamiento del sistema financiero: 1) el Consejo de Estabilidad Financiera (FSOC), que vela porque los bancos no se vuelvan demasiado grandes como para no permitírseles quebrar por el riesgo sistémico implícito; y 2) la Agencia de Protección al Consumidor Financiero (CFP), cuya finalidad es proteger al consumidor financiero de las prácticas bancarias abusivas, que fueron numerosas y evidentes hasta el estallido de la crisis financiera.

El FSOC estará presidido por el Secretario de Estado del Tesoro y contará con 9 miembros, al más alto nivel, con derecho a voto, entre los que descuella la FED. Los restantes miembros son: Corporación Federal de Seguro a los Depósitos (FDIC), Oficina del Contralor de la Moneda (OCC), Agencia de Protección al Consumidor Financiero (CFP), Comisión del Mercado de Valores (SEC), Comisión de Comercio de Futuros y Mercancías (CFTC), Administración Nacional de Cooperativas de Crédito (NCUA), la Agencia Federal de Financiamiento de Vivienda (FHFA) y un experto en seguros independiente nombrado por el Presidente, por 6 años.

Otros 5 miembros, pero sin derecho a voto son: la Oficina de Investigación Financiera (OFR), la Oficina de Seguros Federales (FIO), y los Comisionados Estatales de Seguros, Supervisión Bancaria, y Valores. Estos tres últimos son seleccionados por los reguladores estatales, por dos años.

La FED regulará y supervisará a todos los holdings consolidados, ya sean bancarios, financieros, de ahorro/préstamo o mutualistas, y a los bancos con licencia estatal miembros de la Reserva Federal. La FDIC hará lo mismo con bancos con licencia estatal no miembros de la Reserva Federal, y mutualistas con licencia estatal incluidas en la FDIC. La OCC ejercerá iguales funciones con bancos con licencia federal y con mutualistas. Finalmente, las cooperativas de crédito y agencias de titularización hipotecaria serán reguladas y supervisadas por la NCUA y la FHFA, respectivamente.

En lo que respecta a la FED, cabe mencionar que su actuación durante la crisis financiera (2008) fue duramente criticada por haber permitido la acumulación de una serie de desequilibrios financieros sin haber tomado acciones correctivas, y por haber adoptado medidas discrecionales de rescate financiero (caso de la aseguradora AIG). En consecuencia, la ley DF dispone que las medidas de rescate financiero en el futuro correspondan exclusivamente al Tesoro.

Si bien la Agencia de Protección al Consumidor Financiero (CFP) se agregó al organigrama de la FED, se tuvo el cuidado de implementar varios “candados” para asegurar su autonomía, tales como: el nombramiento del director por el Presidente de la nación y su ratificación por el Senado; la prohibición de que la FED influya directamente en las decisiones de la Agencia o en su política de contratación; y la obligación de que la FED destine alrededor del 12 por ciento de sus gastos operativos para esta Agencia.

 

* Economista. MBA.